Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Mensaje por Tatiana E. Lepori el Miér Jun 04, 2014 1:23 pm

Hans Lepori * Noche * Apartamento *
Ayer había recibido un mensaje de mi amiga para que le ayudase a la mudanza que iba a hacer por cambiarse de apartamento, accedí alegremente, ¿mudanza con Micah? quería ver yo eso. Y pese a que no había hecho demasiado, por la noche habíamos ido a tomarnos unas tapas y unas copas con ella y llegué algo tarde, ¡y menos mal que esta mañana no me tocaba trabajar en el spa! Estaba tan a gusto en mi cama durmiendo e intentando que se me pasase ese incesante y molesto dolor de cabeza que apenas había notado que me comencé a levantar y activar pasadas las cuatro de la tarde. Ya era muy tarde para hacer algo de provecho, aunque fuese intentar fingirlo, así comencé a prepararme para aquella noche, en la que también iba a salir a tomarme algo. Se notaba que últimamente no dejaba de discutir con la gente que me importaba, y que volcaba mi frustración con el alcohol, en cantidades discutiblemente sanas.

Me dejé mi cabello que estaba corto, sujeto por detrás, en un semi-recogido bastante informal. Decidí que esa noche me pondría unos pantalones negros, acompañados de un corsé en color rosa, que ajustaba mi figura, potenciando las curvas de mi cuerpo que quedaba perfectos con el pantalón. Acompañé al bonito conjunto, unos zapatos de color negros que me daban más altura de la que realmente tenía, pues era bastante menuda y la vestimenta sabía potenciar aquello que tenía para favorecerme y un maquillaje bastante suave. Mientras que terminaba de darme los últimos retoques, me llegó un mensaje de Micah: me había cancelado los planes para salir de fiesta de nuevo, me cambiaba por un ligue que había conseguido esa tarde mientras iba de compras.

Frustrada había decidido ir yo sola de fiesta, así no tendría que estar de sujetavelas porque con mi buena amiga, tardaría cuestión de una hora en que consiguiese tío para esa noche y tuviese yo que estar ahí, mirándoles.... así que estar sola no me disgustó como podría hacerlo en otras circunstancias, sino que me animó un poco más, pero lejos de lo que Micah pensaba sobre mí y de que iba a llegar acompañada aquella noche y, textualmente ''darte una alegría, que te hace falta'', prefería volver sola y totalmente agotada para que volviese a despertarme a las tantas de la tarde y así no pensar en Hans y en que era un completo idiota, o más idiota era yo por ponerme celosa. Ya arreglada, hice un poco de tiempo sentada en el sofá del apartamento escuchando música de fondo, mientras que jugueteaba con mi bolso de mano.
avatar
Tatiana E. Lepori
первый-2
первый-2

Empleo /Ocio : Violonchelista
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Mensaje por Hans K. Lepori el Vie Jun 13, 2014 1:12 am

Luego de un largo dia de curro tenia ganas de plantar mis santos cojones en el sillon, puro en mano. Pero era pensar en la golfa de Tatiana y se me quitaban las ganas, pues la muy bendita hija de mi madre se la pasaba saliendo y entrando, parecia que la casa era una puta estacion de ferrocaril. Y a saber con cuantos se habria de patas cada vez que salia, preferia no pensarlo, pero cuando lo hacia, me la imaginaba con cuatro o cinco por noche.
Y como estaba de trabajo hasta arriba, yo no me podia dar el lujazo de salir a meterla en cualquier agujero que se dejase, lo que en Krakoa vienen siendo cualquier tia. Porque aqui parece que crian zorras y como las crian… Bueno, siempre se puede sacar el movil y llamar a dos o tres a las que les vaya la marcha o un whatsapp, que paso de gastar pasta para follar, si quisiera abrir la billetera me iba con alguna puta habitual que ya saben como me gusta que me la coman y ademas saben algunos truquitos nuevos.
Como sea, para cuando llego a casa tengo a cinco dispuestas a venirse al piso a darse un homenaje y armar un fiesta privada, pero cuando meto la llave en la cerradura, escucho musica. Frunzo el ceño porque o bien se ha dejado la rubia la radio encendida o bien esta en casa. Y si esta en casa acompañada… Puede que me lie a hostias con alguien, que ando calentito en todos los sentidos.
Al entrar observo a mi alrededor y cierro la puerta en silencio, que si tengo que matar a alguno, al menos pillarlo con las manos en la masa, lo cual sea dicho no se si me la pondria dura o me inflaria la vena del cuello. Con esa cria nunca se que se me va a hinchar, si las narices o los cojones. Pero para mi alivio, esta sola, tirada en sofa y con las pintas de golfa que se pone para salir, aunque esos pantalones al menos le tapan algo.
-Dejame adivinar, ese es tu nuevo pijama- ironizo mirandola y cruzandome de brazos.- Haznos un favor a todos y vistete como una mujer normal y no como una furcia, que parece te han sacado del polígono. Al menos, si quieres zorrear, vístete como una puta con clase.
avatar
Hans K. Lepori
третий-1
третий-1

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 04/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Mensaje por Tatiana E. Lepori el Vie Jun 13, 2014 11:44 pm

Hans Lepori * Noche * Apartamento *

Había cosas que no podía pasar por alto, y eran los celos irremediables que me entraban desde hacía unas semanas hacia acá por ver a Hans con mujeres colgadas de su brazo. A lo mejor se creía que era una idiota y que no sabía quienes eran ellas o mejor dicho, a qué se dedicaban. Podía asegurar que no preveía que entrase a la casa de esa forma tan sigilosa que si no llego a estar mirando a la puerta mientras estaba sentada en el sofá bebiendo de una botella de agua que había cogido antes del frigorífico. Estaba hablando con mi amiga Kate sobre la fiesta que iba a haber cerca de su apartamento y que fuésemos juntas ya que ella también se había quedado colgada sin nadie con la que acudir y no quería hacerlo sola.

Bloqueé el móvil nada más escuchar las palabras envenenadas de Hans como si estuviese ocultando algo, como cuando eres un adolescente y tus padres se acercan a hablar contigo con la vista mas pendiente de la pantalla del ordenador que de ti que es con quien andan charlando sobre cualquier cosa que no tiene ningún interés. Lo dejé sobre el reposabrazos poniéndome en pie como si tuviese un resorte en el culo y me lo hubiesen activado cuando le escuché hablar. No podía estar él más equivocado y yo no podía tener más poca paciencia que aquella noche. Visto con bastante más ropa que las amiguitas con las que te acuestas. A lo mejor a mi me ves mal porque no me he quedado a tus pies para chupártela. espeté con el ceño fruncido y los brazos cruzados. Lo iba a matar. ¿Y como viste una puta con clase? Asesórame tú que pareces tan experto en ello. no pude evitar hacer una leve referencia de la manera más despreciable que pude encontrar en mi repertorio de gestos.

¿Cuál es tu problema, Hans? pregunté con el ceño fruncido, acercándome a él con las manos sobre mi cintura. ¿Piensas que soy una furcia? ¿Piensas que me rebajo a follar con cualquiera? Dicen que todo se pega, pero esa faceta de ti, aún no. Aunque tú eres más de pagar para que te complazcan que te paguen a ti. Cuando te lleguen rumores sobre mí, avísame. di la conversación por finaizada y me giré para buscar mi bolso de mano que debía de estar por alguna parte del salón. No soy como piensas, Hans. No soy una cría y tampoco esa hermana que crees conocer. No soy una furcia que se acuesta con cualquiera y ni siquiera te has preocupado por saber qué me ocurre. por fin encontré el bolso, estaba sobre una silla. Antes de acercarme a por él le miré por unos instantes. Que te jodan, hermanito. Yo me largo de aquí, me largo y basta ya con tus peleas, tus miradas condescendientes y de perdonavidas. Vete al infierno. me estaba ganando un bofetón y de los grandes.

avatar
Tatiana E. Lepori
первый-2
первый-2

Empleo /Ocio : Violonchelista
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Mensaje por Hans K. Lepori el Lun Jun 16, 2014 11:11 pm

-No son amiguitas, son putas, habla con propiedad. Pero al menos ellas cobran, tu lo haces por amor al arte. Y fuera de su horario de trabajo llevan el doble de ropa que tu, niñata estupida.
¡Bum! Me habia hinchado los huevos y me habian explotado, lleva aguantado gilipolleces a mi hermana muchos años y muchos años aguantando sus provocaciones, sus zorrerios y mis celos, que todo tiene un limite y yo no soy el santo de la paciencia precisamente.
-Callate o te callare de un pollazo, que es el unico idioma que entiendes y pareces desearlo- le adverti ante lo de quedarse para comerme la polla, porque al final, terminaria haciendolo por las buenas o por las malas, solo porque cerrase la puta boca y dejase de hablar con esa voz chillona que se le ponia. Tatiana al enojarse parecia que habia estado chupando helio.- Mi problemas es que me das asco. A saber que has tocado con esas manos y que te has metido en la boca.
Estaba muy encabronado y me estaban viniendo a la mente, todas y cada una de las veces que la habia visto demasiado cariñosa con un chico, una chica o hasta con un puto cojin. Y asi no habia huevos de tranquilizarse, me estaba poniendo modo energumeno. Me palpitaban las sienes y tenia las venas del cuello hinchadas, pero si fuesen lo unico que palpitaba y estaba hinchado…
-Oh, claro que oigo rumores de ti, pequeña perra. Deberias controlarte y cerrarte un poco de piernas aunque sea por respeto a mi- le escupi furibundo.- Que me he hecho cargo de ti durante años sin tener por que hacerlo, porque tu bonita, te cargaste nuestra familia. Tu y nuestra madre, tan golfa ella como lo eres tu ahora. El dia menos pensado me vienes preñada y te juro que te pongo de patitas en la calle.
Se me estaban llenando la boca y la cabeza de gilipolleces que lamentaria en frio pero que ahora salian con facilidad y me hacian sentir mejor, aunque retroalimentasen el cabreo padre que llevaba encima, pero claro, no pensaba dejar que Tatiana se fuese asi y se fuese de rositas. La agarre con fuerza de los hombros y la zarandee.
-Tu de aqui no te vas porque no me sale de la punta del nabo ¿clarito?
avatar
Hans K. Lepori
третий-1
третий-1

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 04/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Mensaje por Tatiana E. Lepori el Mar Jun 17, 2014 12:35 am

Hans Lepori * Noche * Apartamento *

Hoy iba a empezar la tercera guerra mundial en casa de los Lepori. No sabía quién podría estar más enfadado de los dos, si él por gilipollas y mal hablado o yo por todo lo que llevaba guardando desde hacía tiempo. Hans, llevo un pantalón largo y un corsé que me cubre y no enseño nada. ¿Qué estás diciendo? pregunté con el ceño fruncido y las manos sobre la cintura. ¿A esto le parecía ir desnuda? ¿Estaba bien de la vista o la edad le comenzaba a pasar factura? ¿Pero qué cojones quería? ¿Que me pusiera un burka y me tapase hasta el dedo gordo del pie? Vamos, vamos, vamos... es que era el colmo de los colmos, ¿por qué tenía yo que estar aguantando esto? Yo había cedido en determinadas cosas por sus promesas que eran mentira.

A lo mejor el que quiere meterme la polla eres tú y por eso eres un déspota conmigo. si pensaba ponerme un filtro en la boca, la llevaba clara. Ahora no había quien me callase ni a mí, ni a él. Ah, que ahora te doy asco. ¿Es desde que ves que puedo ser libre dentro de tu puta cárcel? Porque no puedo salir con mis amigos, no puedo salir a dar una vuelta, no puedo ir de fiesta, ni puedo beber. ¿Quieres que me quede aquí esperando a ser una buena ama de casa? Te has equivocado de siglo y de país. grité. Y me dolia la garganta. No era de gritar, no era siquiera de querer soltar todo lo que quería decirle. Me dolía de aguantar las lágrimas, de aguantar el veneno que me estaba quemando por dentro, si me mordía, me envenenaba.

¿Que respeto me tienes tú a mí hablándome de esa forma? ¿De verdad piensas que después de esto voy a tenerte respeto? inquirí verdaderamente afectada por sus palabras. Este no sabía con quien estaba hablando y después iba a lamentar todas sus palabras. Tú... ¿tú te estás oyendo? Si no querían más hijos que el bueno de TÚ padre se hubiese castrado, o se hubiese puesto un maldito preservativo. espeté de la forma más despectiva que podría haberlo hecho, recalcando lo de 'tú padre' en vez de 'nuestro padre' No me extraña que Lida se fuese. Con un marido como ese y un hijo como tú. jamás diría 'mamá' a una mujer que me había dejado bajo la tutela de un borracho y un chico que me despreciaba. ¿Qué hice yo? ¿Nacer? Yo siempre veía a mis compañeros de colegio que sentían devoción por sus hermanos y estos por ellos y tú solo me despreciabas cuando ni siquiera te acercabas a mí. ¿Qué clase de recuerdos tengo, Hans? dije limpiándome una lágrima que caía por mi mejilla. Sola todo el día, pasando las tardes escuchando a tu querido padre gritar y beber, y beber y gritar. ¿Y mis cumpleaños? Recogiendo botellas vacías del suelo. ¿Y las Navidades? estaba hasta temblando de rabia. Vale, yo arruiné la familia al nacer. Una persona no elige la familia porque te aseguro que yo no la habría escogido ni muerta. Pero vosotros, VOSOTROS me arruinásteis a mí.

Cuando giré para irme, me volteé mirando de cara a Hans. No fue porque quisiera porque me iba a limitar a coger un par de cosas y largarme de ahí. Sus manos presionaban mis hombros y mi rostro estaba desencajado. Puse mis manos sobre sus brazos e hice fuerza para que me quitase las manos de encima. Creo que deberías de beber hasta caer redondo y cuando se te pase la borrachera, hablamos. suspiré y evité mirarle a los ojos. Nunca le había visto así. Hans, suéltame, me haces daño. me había zarandeado y aún sentía sus dedos clavados en mi piel. Ojalá te pudras en el infierno, Hans. No sabes todo el mal que me has hecho y tienes la vergüenza de venir a recriminarme cosas de las que yo no tengo la culpa cuando yo puedo recriminarte a ti unas cuantas y con razón. intenté zafarme de su agarre y al no hacerlo, probé por las malas, me había funcionado con su padre, ¿por qué con él no?: alcé la mano e intenté darle en la mejilla con todas las fuerzas posibles. Tú no me quieres y yo no quiero tenerte cerca. Ahora tienes la oportunidad de dejarme ir, sin más rencores de los necesarios.


avatar
Tatiana E. Lepori
первый-2
первый-2

Empleo /Ocio : Violonchelista
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 06/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Mensaje por Hans K. Lepori el Vie Jun 20, 2014 12:43 am

Que no me gustaba que fuese con esas pintas y punto, vamos a ver, que tan tonta no era y bien sabia como la miraban los tios. Y esos pantalones le resaltaban el culito respingon que tiene y ese corse resaltaba el tono lechoso de la piel de sus pechos que asombana timidamente. Coño. Me la estaba poniendo dura de verla, asi que eso no era recatado, era ropa de furcia y no me pensaba bajar del puto burro.
-Un dia te van a violar por ir con esas pintas de golfa y lo peor es que te lo habras buscado- ahora mismo se estaba buscando que le bajase los pantalones, las bragas y se la metiese hasta el fondo una y otra vez hasta caer rendido. Y la culpa era solo de ella.- Ya quisieras tu, admitelo, llevas calentandome la polla desde los dieciseis. No me jodas.
Sus palabras me dolieron y me enojaron. Yo no le prohibia salir y hacer su vida (buen ejemplo, cuando la deje con su amiga en el parque de atracciones a pesar de que era un dia para pasarlo juntos), pero no me gustaba ni un puto pelo que se juntase con chusma, son dos cosas distintas… ¿Tan raro era que no quisiese que una persona que me importa se rodease de mierda? Joder, yo creyendo que era algo positivo y resulta que soy un cruel carcelero. Mujeres, siempre le dan la puta vuelta a todo.
-Llevo años tratandote bien, intentando que las cosas te entren por las buenas en esa cabecita hueca de rubia que tienes. Pero no, visto lo visto, solo me escuchas cuando te hablo en un lenguaje que entiendes.- Bufe.- ¡Claro que me estoy oyendo! Que no te enteras, que nuestra madre se tiro a otro y de ahi vienes tu. Por eso papa te odiaba y odiaba a la furcia de nuestra madre, por eso ella se largo- y yo me habia tenido que comer toda la mierda mientras ella solo se cagaba en los pañales, chupaba teta y lloraba por las noches.- Pero la unica que aguanto mierda fuiste tu ¿verdad? Tu era una cria que no se enteraba de nada mientras yo tenia que aguantar toda la mierda ¿O te crees que me fui de casa sin un duro a la aventura por gusto? Claro que te quedaste sola con el mierda ese, porque yo no pensaba volver alli y solo volvi para hacerme cargo de ti, cuando no era mi obligacion y nadie se hizo cargo de mi cuando mi madre se largo y mi padre me amargaba la vida- le enseñe el dedo medio por toda respuesta.- He pagado tu educacion y te he mantenido, hasta te consegui un trabajo para que fueses independiente, pero si, soy un cruel carcelero. ¿Algo mas? ¿Sabes donde puedes escribir esa lista tan larga de quejas? En mi polla, que tambien es larga.
Estaba al limite de mi cabreo y podia salir por cualquier lado y no, no pensaba dejar que se largase o eso me descontrolaria mas. De destrozar su habitacion y tirar sus cosas a quemar la casa, la idea de Tatiana de que me emborrachase me dolio, ¿me comparaba con nuestro padre? La agarre con fuerza, no podia controlarme y eso iba a reventar de un modo u otro.
-¿Yo te he hecho mal? ¿¡YO!? ¡Mira lo que haces de mi!- fue a abofetearme pero cambie el agarre a sus muñecas.- ¡Que no has parado hasta que he dejado de verte como mi jodida hermana!
avatar
Hans K. Lepori
третий-1
третий-1

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 04/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tu cuerpo y el mío, llegando al vacío [Hans]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.