Reminding the past [Carrie S. Northman]

Ir abajo

Reminding the past [Carrie S. Northman]

Mensaje por Aiden S. Coil el Lun Mayo 26, 2014 8:08 pm

Apenas había llegado a Krakoa y lo primero que pasó por mi cabeza fue ir a un bar a relajarme y a tomar un par de copas para despejarme de todo el asunto en el que estaba envuelto. La muerte de mi familia me dejó algo tocado, pero no me iba a rendir, iba a seguir luchando para saber quién pudo hacer tal barbarie como la que se cometió en mi casa. Estaba algo desorientado, -y el barco no ayudó mucho, los constantes vaivenes habían hecho que me marease ligeramente- pues era mi primera vez que pisaba esa isla en toda mi vida se notaba que era una cosa de ricos, se veía a la legua que Krakoa no era moco de pavo, era bastante lujoso todo lo que me rodeaba; creía que la gente exageraba cuando comentaba que era un sitio increíble, y que, como se veía a simple vista, no era un lugar apto para gente con pocos recursos económicos, si no más bien lo contrario. Con un poco de ayuda de la gente y algo de mi insistencia, terminé por dar con el lugar al que yo quería llegar, un simple bar de copas en el que tomar algo para despejarse y poco más.

Entré en aquel lugar el cual no estaba muy ambientado, algo que me sorprendió ya que aquí la gente podía gastar el dinero como quisiese y cuando quisiese, pero claro, esas personas estarían en otros lugares mucho más lujosos que en el que me encontraba yo en aquel momento; y era comprensible, ese bar daba asco y te quitaba las ganas de todo. Algo desganado y un poco decepcionado, me senté en un taburete libre situado cerca de la barra. Pedí una cerveza empleando el menor número de palabras posibles, no quería comunicarme con nadie de esa isla, y mucho menos con alguien de ese bar. Bien era sabido que si quería hallar al culpable de los hechos, tendría que colaborar con la gente y comunicarme, cosa que no me hacía especial ilusión, prefería ir por mi propia cuenta sin tener que depender de nadie y yendo a mi ritmo; hoy en día cualquiera te falla e incumple lo que te ha dicho hace unos segundos. Este mundo estaba repleto de asesinos, ladrones, pederastas y demás gente que debía morir; creía que una limpieza a este mundo no le vendría mal, los índices de criminalidad disminuirían bastante y no habría tanto cabrón suelto.

El hombre que estaba al otro lado de la barra me sirvió la jarra de cerveza con amabilidad, pero por mi parte no iba a recibir nada de eso, para algo era su trabajo y tenía que poner buena cara, sonreír a los clientes y satisfacerlos; yo no tenía por que darle las gracias ni enrollarme con él y así sería, no iba a hacer nada de eso durante mi estancia en ese lugar cochambroso... bueno, ni ahí ni en ningún otro sitio. Apenas unos segundos después de que la cerveza estuviese en la barra, le di un pequeño trago y volví de nuevo a mis asuntos; a volver a pensar sobre el pasado.
avatar
Aiden S. Coil
агентов-7
агентов-7

Empleo /Ocio : Detective privado
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 20/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reminding the past [Carrie S. Northman]

Mensaje por Carrie S. Northman el Mar Jun 10, 2014 9:55 pm

La noche aún no había caído sobre Krakoa y yo ya me encontraba haciendo una lista mínima de planes para voltear mi situación actual; no era de salir mucho y casi siempre, eran muy extrañas las oportunidades en que se me pintaba por hacerlo. Es más, justo hoy, me sentí del todo motivada a asomar un poco la cabeza afuera y entregarme por completo a los últimos momentos que tenia reservados para disfrutar de cada una de las delicias de la isla. ¿Por qué ahora y no antes? Había salido un máximo de dos o tres veces y en las mismas, terminé por toparme con dos seres un tanto “especiales”; aunque, recuerdo patentemente que el primero me costó una caída y un zapato roto. ¡Por milagro, me había salvado de sufrir una dolorosa quebradura! En fin, haciendo un poco de tiempo: me encontraba conjunto a Mouse ocupando un sitio bien mullido del sofá, bebiendo algo té helado para apagar la sed; que me provocó el mismo clima sofocante de la isla y admirando de pasó los minutos finales de un documental centrado en el oso pardo dentro de Estados unidos, sus cuestiones políticas en cuanto al limite de sus territorios y además de las severas disputas que tenia el animal al transitar por el mismo sendero de los ganaderos. Siendo que, un hecho como ése, era una cosa casi cotidiana en los lugares donde se adaptaba la tierra para la comodidad del ganado o la siembra; un ejemplo seguro, era el estado de Texas.

Estiré lo suficiente mis huesos, una vez que apagué el televisor y le dejaba todo el espacio restante a mi mascota. Debía ponerme pronto en campaña para escoger la ropa adecuada, darmé una ducha rápida y apoderarmé por un rato de las llaves del vehículo favorito de Michelle: un jaguar negro descapotable. Por cierto, se trataba de una vieja conocida de la universidad que vino conmigo y que no tardo mucho, en regresar unos días después de mi primer intento de sociabilización. Ahora, lo que si debía de admitir que su revoltosa compañía, logró espantar por un breve tiempo aquellos demonios que me obligaron a huir como tal fugitiva de mi país y los que al volver, comenzaron de nuevo a atormentarme por la soledad de aquellos días...  

Mientras abandonaba el estacionamiento y deambulaba por las calles de centro, fingía mirar entre mil caras buscando la imagen de alguien conocido y sin resultado aparente de ubicarme en un punto exacto del mapa, me hallaba perdida entre mis pensamientos y al mismo tiempo, que estaba siendo embrujaba por los bellos escaparates de las tiendas o un cierto número de carteles llamativos a mi gusto. De repente, me detuvé cerca de una esquina vacía, al captar la presencia de un lugar poco concurrido que tenia el aspecto típico de un bar de mala muerte y que ofrecía no sólo bebidas baratas. Un pool. ¡Perfecto!

A medida que me fui arrimando a sus límites, experimentaba la sensación de adrenalina extrema recorriéndome por mis venas y el corazón me daba un tremendo vuelco. El ambiente no era de lo mejorcito y desentonaba con lo que demostraba a diario Krakoa. Los especímenes que entraba y salían de allí, soltaban carcajadas o tambaleaban sobre sus pasos, totalmente ebrios; y de que caminaban por cualquiera lado de la calle. ¿Qué hacia yo allí? ¿A quién buscaba? A nadie. Sólo quería jugarme una tranquila partida y meter todas las bolas dentro de los agujeros. Hiperventilé aire a mis pulmones, miré de reojo al notar varios ojos encima mio una vez que entré y lo que me dio cierta valentía para avanzar rumbo a la barra. —Un café cortado, por favor. —Le pedí al encargado, un tanto ida y ocupando el único taburete libre. Volteé un poco el rostro y me contuvé de pegar un grito de la sorpresa y del miedo. De todas las personas existentes jamás pensé que me cruzaría con él y más, por qué era del todo consiente que  siempre por obra del destino terminábamos compartiendo un mismo caso. Pero… ¿No podía haber una excepción en mis vacaciones?

Off//: Disculpa, disculpa! La tardanza Aiden! T-T
avatar
Carrie S. Northman
агентов-7
агентов-7

Empleo /Ocio : Detective.
Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 15/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.