Little Things || Danielle M. Hudson

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Cameron E. Hunter el Vie Feb 07, 2014 8:11 pm

Ika y Driek se habían aparecido en la isla de forma sorpresiva, dejando a una Cameron realmente desconcertada al ver a sus socios ante su puerta. Por fortuna no era necesario que fingieran llevarse bien en ese momento, nadie los veía y podían dejar las apariencias de lado. La pareja de mafiosos se acomodó en los sillones y empezaron a informarle el motivo de su presencia en Krakoa. El holandés se limitaba a mirar a las mujeres, dejando que fuera Ika quien hablara sin cesar, lo que significaba que los socios de la griega estaban nerviosos, ansiosos y preocupados. Algo le estaban ocultando. Entonces el móvil de Hunter empezó a sonar, no lo contestó pero si se tomó la molestia de mirar el identificador de llamadas, era Dan. La castaña salió de la habitación para devolverle la llamada a su amiga. Ahora tenía media hora para hacer que “Idiota 1 e Idiota 2” le contaran que diantres sucedía y se largaran de su cabaña.

En el instante en que los mafiosos se perdieron a lo lejos Cam salió disparada por las llaves de su coche para poder ir al mirador. Llegó unos 15 minutos después de lo acordado. Ojalá no le hubiera pasado algo a la rubia porque el hecho de que mencionara que necesitaba de ella era algo preocupante. Se bajó con aparente calma, llevando en la mano el móvil y la cartera, y un arma oculta en la parte de atrás. Después de saber de los atentados contra sus socios Hunter había quedado un poco paranoica, más de lo que ya se encontraba después de la fiesta de Año Nuevo.

Nada más ver a Danielle, la griega se permitió respirar más tranquila, al menos físicamente estaba bien. La abrazó cuando la tuvo cerca. –Dime que te pasó.- le dijo sin soltarla. Aquella muestra de afecto demostraba que tan importante era la rubia para la mafiosa. La soltó y se acomodó un mechón de cabello, esperando a que su amiga le dijera algo.



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Danielle M. Hudson el Vie Feb 07, 2014 8:47 pm

Luego de que Bosco finalmente se fuese, apenas contó cinco minutos antes de salir de la furgoneta. No había podido dejar de llorar, pero tenía la cualidad de mantenerse digna hasta en la mayor adversidad, por eso cuando el conocido del sicario le dijo que les quedaban unas horas juntos, no medió palabra y le endiñó un puñetazo digno de Rocky Balboa antes de refugiarse de represalias en la oficina de alquiler de coches. Conocía al encargado, que rápidamente echó a dos gorilas de seguridad sobre el airado cliente. Danielle le pidió que avisase a sus jefes y le alquilase un coche por unas horas, él de favor le pasó las llaves de un Lexus GS4 en la versión sport de color negro. Supo que no le costaría dinero por las palabras amables del rubio, que se imaginaba que seguramente un cliente había pasado los límites y eso tenía así a la scort. Ella nunca lo sacaría de su error, ni a él ni a sus propios jefes.
Una vez se sentó en el asiento del conductor, sacó el móvil y llamó a su amiga. Necesitaba a Cameron. Tras que no le respondiese solo pudo arrancar y pisar el acelerador, quemando rueda mientras conducía sin tener muy claro a dónde. Sonó entonces su teléfono y contestó mientras avanzaba por las carreteras vacías de la isla, aunque eso hubiese enfadado a la morena, ojos que no ven... Quedaron por fin en un lugar que solía relajarla y con tiempo por delante, se detuvo en una tienda a comprar tabaco, no tenían negro, por lo visto andaban esperando mercancía en el ferry del día siguiente y solo pudo comprar una maldita cajetilla de Lucky. Llovía sobre mojado, pero una vez aparcó en el mirador, pasándose por el forro que fuese zona peatonal, sintió que se podía relajar algo. Estaba vacío.
Salió del coche y se sentó sobre el capó, esperando a su amiga mientras fumaba de forma ansiosa, una vez que esta llegó, se dejó abrazar. Iba por el cuarto cigarrillo, que se había consumido con pasmosa rapidez. Tiró la colilla e inspiró hondo; hacía bastante que había desistido de limpiarse las mejillas y simplemente la miró, negando con suavidad.
-Abrázame anda- pidió en un murmullo, porque no sabía qué más decir.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Cameron E. Hunter el Sáb Feb 08, 2014 12:38 am

El corazón de la griega latía acelerado, el simple hecho de ver tan destrozada anímicamente, la hacía sentir como si le hubieran pasado un millón de tráileres encima, en resumen, una mierda que es totalmente impotente. En ese momento no sabía ni como consolar a su amiga, que decir. Le tomó el rostro entre las manos y le plantó un beso en la frente, luego la abrazó como si la vida se le fuera a escapar en cualquier instante. El agua las empapaba, haciendo que la escena se percibiera más melancólica de lo que quizá era. Cameron quería darle algunas palabras de aliento, decirle que fuese lo que fuese todo saldría bien pero sin saber que diantres pasaba no se atrevía a abrir la boca pero su impulso fue más fuerte y pronunció las únicas palabras que esperaba reconfortar, al menos, vagamente a Danielle. –Te quiero.- a cada instante la abrazaba con mayor ahínco. La rubia era alguien que detestaba las muestras de afecto en general, bien lo sabía Hunter, pero ahí estaban ambas, abrazadas con fuerza, demostrándose su cariño, pero sobre todo, demostrando que no importaba las peleas, discusiones, amenazas y más que pudieran hacer y decirse, siempre iban a estar para la otra en las buenas y en las malas. Como si fueran un retorcido matrimonio. Uno que además de retorcido en ocasiones era disfuncional.

Conforme la lluvia se iba intensificando Cam iba suavizando el abraza, hasta dejarlas liberadas de la otra. Le tomó la diestra a la rubia, empezando a guiarla a la parte de atrás del Lexus GS4 donde podrían hablar con toda la calma que les fuera posible. Dejó a Dan y ella salió, dejando el móvil y la cartera a su lado. Cameron regresó solo minutos después, prefería tener su coche más cerca que el de Dan por cualquier inconveniente. Regresó con su amiga y le entregó una de las toallas limpias que siempre mantenía consigo por cualquier cosa. –No quiero que te resfríes.- le dijo mientras ella trataba de secarse. Aquello era una forma de no hacer que cayeran en el típico silencio incómodo.



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Danielle M. Hudson el Sáb Feb 08, 2014 1:01 am

Hacía apenas veinticuatro horas que había llegado de su luna de miel y su burbuja, artificial pero con una promesa de duración mayor, había explotado sin remedio ni forma de evitarlo. Era una realidad dolorosa, agria y pesada, una que hubiese preferido ignorar por al menos unos días más, pero no, él, siempre él, tenía que llegar como su demonio personal a recordarle que su vida no era de color de rosa y que posiblemente, nunca lo sería.
Cualquiera que la conociera podría ver los daños a simple vista, la forma en que el rímel le manchaba las mejillas en regueros negros, los ojos inflamados y enrojecidos, las mejillas enrojecidas y surcadas por lágrimas que se confundían con la lluvia que había comenzado a caer con intensidad. Temblaba, todo su cuerpo lo hacía y por encima de todo, necesitaba algo a lo que aferrarse.
Danielle era una mujer complicada, egoísta y con una forma curiosa de manejar sus relaciones personales. Había que quererla así o simplemente odiarla, no solía dejar término a puntos medios, pero tampoco solía mentir, lo que había era lo que veías. Pero su dolor, sus problemas, sus sentimientos era algo que no mostraba así porque sí, eran suyos y cree que puede ser verdaderamente recelosa de ellos. Jamás había llamado a Cameron entre lágrimas para pedirle que acudiese a verla de esa manera. Jamás mostraba semejantes debilidades en un lugar tan público... No se exponía así. Pero sentía que no había forma de romperse más, por lo que las barreras para evitarlo eran innecesarias.
Se dejó guiar al coche sin ser capaz de hablar. Su mirada se perdió al frente mientras con pulso tembloroso tomaba otro cigarrillo y lo encendía, abriendo un par de dedos la ventanilla para que el interior no tufase luego. Ignoró la toalla, un resfriado es lo de menos. Miró a Cameron como si acabase de darse cuenta de la verdad más aterradora del mundo.
-No me he casado con Klaus por amor. Ni nada semejante. Jamás podré quererle así... Porque ya quiero a otra persona de ese modo y ahora, todos podemos terminar muertos. Por mi culpa. Os habré matado a todos.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Cameron E. Hunter el Dom Feb 09, 2014 6:54 am

Se empezó a secar el cuerpo con la otra toalla que había llevado, demasiado concentrada en realizar esa aburrida actividad para no pensar en los problemas que se le venían encima. En cuanto terminó se secarse tanto como le fue posible notó la expresión ida de la rubia. Odiaba saber que Danielle estaba mal y esta no le dijese con puntos y comas que sucedía. Suspiró con pesadez, empezando a limpiarle el rostro con toda la calma, paciencia y ternura que era capaz de transmitir. Lo sorprendente de eso era que, aunque la castaña odiaba que su amiga fumara, se lo estuviera permitiendo en ese instante. Pero simplemente el hecho de verla tan temblorosa y perdida, le impedía negarle el vicio.

Y gris con gris chocó de golpe, lo que provocó que el corazón le diese un brinco repentinamente, conocía esa mirada. Danielle había hecho algo, algo que sobraba decir, era peligroso. ¿Ahora qué hiciste? Se preguntó internamente, esperando una respuesta que por suerte no tardó en llegar. Cam se mantuvo inexpresiva, digiriendo al completo lo escuchado. Durante largos minutos esquivó la mirada de la scort, mientras continuaba la labor de quitar los últimos rastros de maquillaje en el rostro ajeno. Colocó la toalla sucia a un lado y respiró profundo, obligando a no decir nada que no estuviera en el guion que su cerebro habría creado. Tomó aire y lo soltó con pesadez antes de empezar a hablar. –Ya sospechaba que no te habías casado por eso, tú siempre lo has visto como un amigo, casi hermano.- cerró los ojos un segundo y luego los abrió para proseguir. –Imagino de quien hablas. Pero quiero pensar que me equivoco. Realmente quiero equivocarme.- lo último era más un deseo o una esperanza. Dirigió los orbes mercurio a los de Dan, y si las miradas matases… Cameron se mordió el labio con tal fuerza que no tardó en sentir el conocido sabor de la sangre sobre su lengua, también, había empezado a abrir y cerras los puños de forma maniaca. Una y otro y otra vez. –Al parecer el gusto por la muerte y el asesinato es algo que ya te agradó.- musitó con calma y tono neutral, uno que escondía la ironía y el sarcasmo, pero que para la rubia sería demasiado sencillo de detectar. –Y bien, ¿qué esperas para empezar a decirme porque hemos de morir?- aquello era más que nada, una exigencia.

Por ahora, la griega se encontraba molesta. Y por desgracia ella era de las que primero mataban y luego averiguaba. Primero se enojaría con la rubia y ya luego de que se calmase, le ayudaría en el lío en el que seguramente estaba metida. Pero por más enojada que pudiera estar, no podía evitar demostrarle su afecto a su “ángel”; tenía la zurda entrelazada con la diestra ajena, detestando de forma interna no poder controlar su bipolaridad ante y por la rubia.



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Danielle M. Hudson el Dom Feb 09, 2014 3:42 pm

Fumar era un vago intento de que la nicotina cambiase su enturbiado estado anímico, menguase el peso en sus hombros y la sensación de que todo iba demasiado rápido. Como si hubiese estados dos semanas en un mundo estático y de buenas, este comenzase a girar a una velocidad pasmosa para recuperar el tiempo perdido.
Daba igual que su amiga estuviese allí, que estuviese en el asiento de un lujoso coche, que el sol hubiese desaparecido sorpresivamente para que comenzase a llover. Ella seguía en la parte de atrás de esa furgoneta.
-Quiero amar a Klaus- respondió con voz ida.- Quiero que llegar a casa y saber que él me está esperando me haga feliz, pasar la vida con él... Quiero pensar que lo que hice es una estupidez por amor. Pero no lo es. Solo lo hice porque me siento culpable de no quererle como él a mi...- Cameron había sido la única persona a la que Danielle le había contado lo ocurrido en el avión, minutos antes de aterrizar en las Vegas.- Ojalá te equivocases... Daría lo que fuese porque no fuese él y por no haberle conocido nunca- admitió con pesar.- Pero una vez más le he jodido y aún así él... Me ayuda- la incredulidad era patente, pero sabía que debía dar explicaciones más claras. Soltó la mano de su amiga, nuevamente, la rubia eludía el contacto físico, como un animal asustado se encogió y se abrazó a sí misma.- Necesito que escuches todo, es largo de explicar...- anunció.- Tengo que aclararte muchas cosas que nada tienen que ver para que alcances a entender el problema...
»Bien, llevas muchos años en este pútrido mundo, más que yo incluso y conoces nombres... Nombres importantes en este mundo, apellidos que significan imperios. Quizás nunca te lo he dicho, igual que nunca le he dicho a Klaus a lo que te dedicas. Pero Klaus es el hijo de Rogülph Vander. El capo más importante de Alemania, que a pesar de llevar años en la cárcel sigue manejando sus negocios... Klaus odia ese mundo y no habla de ello, pero es su hijo adoptivo. Aunque sea un apellido corriente pero... Mi marido es técnicamente el heredero de un imperio ilícito y su padre creyó conveniente sellar tratos con Yurik Sokolov, el gigante de la antigua URSS y un tío de cuidado arreglando un matrimonio con la hija del ruso hace años. Klaus no sabía nada... Otra lección sobre apellidos es saber que Virsham es uno de esos herederos de lo ilegal en su país, por lo visto su familia y Sokolov tenían tratos y ellos aún los mantienen, por eso, hace unos meses y sin que yo supiese nada o Bosco supiese quién es Klaus para mi, le dio un mensaje de Sokolov, por las buenas o por las malas sería su yerno.
»Klaus no me dijo nada hasta navidad. Y cuando lo hizo era porque me estaba dejando, quería huir, esconderse mientras pudiese del ruso. Repito, yo no sabía que Bosco era el mensajero y Bosco no sabía que Klaus es mi algo. Solo se me ocurrió ofrecerle una solución temporal: casarnos. Eso retrasaría y complicaría los planes de Sokolov mientras yo ideaba una forma de salir del problema... Lo que ha pasado es que el ruso ha llamado a Virsham, en esencia lo que nos espera es que Bosco o alguien como él nos secuestre a Klaus y a mi y... me usen para convencerlo. Me ha comentado que lo más posible es que usen una radial para cortarme algunas extremidades en el proceso. Pero él, en vez de responder a Sokolov, me está dando tiempo y no sé qué hará, pero en esencia... Tenemos a dos de las mafias jodidas respirándome en la nuca y les dará igual si en vez de divorcio debe haber viudedad de por medio.
Suspiró con pesadez ante semejante relato y volvió a cruzar su mirada con la de su amiga, temiendo lo que encontraría en ella, pero de nada servía mentir ya. Ocultar la verdad y que ella mirase para otro lado. Cameron merecía la verdad de todo aquello.
-Y he hecho semejante estupidez no porque Klaus me importe- admitió.- Sino porque si fui capaz de hacer eso por el georgiano sin pensar en mi, en Klaus, en mi hermana o en ti... Necesitaba pensar que podía hacerlo por otra persona. Pero saber que esto afectará a Bosco me ha hecho ver que no puedo y que todo está mucho más jodido de lo que esperaba y solo quiero meterme una sobredosis.


Última edición por Danielle M. Hudson el Jue Feb 13, 2014 1:30 pm, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Cameron E. Hunter el Jue Feb 13, 2014 7:34 am

Afuera caía una terrible tormenta. El agua caía con tal intensidad que no se podía ver nada a través de las ventanas del auto, y ahí fue donde Cameron encontró su entretenimiento. Trataba de encontrar algo allá afuera que le pudiera indicar que debían largarse de ahí, que no era seguro. Realmente necesitaba distraerse para no terminar haciendo algo de lo que pudiera arrepentirse. Dejó de abrir y cerrar los puños, empezando a pasar la diestra por su cabello una y otra vez. –Me asombra tu don para atraer los problemas. Y no aspiraras lo pequeño. Siempre vas a lo grande.-dijo con falsa calma. ¿Algún día dejarás de meterte en problemas? Más por tu bien que por el mío espero que sí. Suspiró.

Conforme Danielle iba narrando la historia, Cam no podía evitar sonreír con cierta sorpresa e incredulidad. Confirmado, la rubia tenía el don de los problemas o le había instalado algo para que los problemas la persiguieran. La castaña había vuelto a morderse el labio llena de frustración. Tenía sentimientos encontrados. Frustración, enojo, impotencia, ira, preocupación y de nuevo impotencia. La mano que estaba sobre su cabello la ocupó para restregarse la cara. Por supuesto que conocía los nombres de Rogülph Vander y Yurik Sokolov. Cualquiera con una neurona sabía que meterse con ellos era asegurarse la muerte, nunca debías tocarles las narices. Nunca. Ahora mismo una parte de Hunter se sentía como una total estúpida, por supuesto que al saber el apellido de Klaus pensó en el capo alemán pero nunca los relacionó. No teniendo en cuenta a lo que el joven Vander se dedicaba, realmente era irracional imaginar que alguien relacionado con Rogülph se dedicaría a ser prostituto. Y sobre Sokolov… ¿Pero en que mierda estaba pensando Danielle? Lo de la radial hasta cierto punto le resultaba suave y la muerte algo demasiado misericordioso pero la manera más fácil de solucionar el problema. Se quedó sosteniendo la mirada de su amiga. Le dolía profundamente imaginar que a la rubia le pudiera llegar a suceder algo. –Te veo y te desconozco.- admitió, dejando entrever su sorpresa y confusión. –Si te atrapan...- tomó aire. Respirar nunca se la había hecho tan difícil. –Si te atrapan no podré hacer nada. Ika, Driek ni yo podremos interceder por ti. Hacerlo sería firmar nuestra sentencia de muerte y créeme, ahora tenemos demasiados problemas encima como para iniciar un enfrentamiento por una deuda, porque eso es algo que a Sokolov le importará menos que una mierda.- increíblemente, Cameron ya no se encontraba enojada, bueno, en realidad sí pero su preocupación era mucho mayor y opacaba el sentimiento de la ira con demasiada facilidad. –Lo que te puedo ofrecer es tiempo. Te puedo ayudar a escapar de aquí, mandarte a alguna de mis casas de seguridad pero ambas sabemos que te van a encontrar y aunque Klaus acceda a casarse a cambio de que no te hagan daño, lo harán. Te van a matar si o si.- cerró los ojos con fuerza. –Debes divorciarte de él.- Porque yo no te quiero perder. Pensó de la forma más egoísta posible.



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Danielle M. Hudson el Jue Feb 13, 2014 1:50 pm

Fue como un globo que se desinfla. Danielle explotó de “buena manera” explicando con un lujo de detalles y una sinceridad pasmosa en ella lo que ocurría. Lo que se le venía encima a ella y cualquiera que la rodease y fuese relevante en su vida. Solo había algo a lo que se aferraba por encima de todo y quedaba estrictamente entre Klaus y ella: lo había jurado. Había jurado no abandonarlo como su hermana había hecho con él. Como sus padres habían hecho con ella.
Dan podía ser una vil mentirosa. Podía ocultar la verdad con toda la premeditación y alevosía habida y por haber. Incluso de traicionar intereses de alguien que confiaba en ella si así podía mantenerse en un mejor lugar o sacar provecho. Pero había algo cierto como que tras los jueves van los viernes: Danielle nunca rompía su palabra. Ojo, no las promesas vacía de “ajá, si”. No, los juramentos, cuando juraba algo, cuando realmente sentía lo que decía. Ya podía caerse el cielo encima, que ella cumplía y no sería distinto.
Para cuando intentó volver a dar una calada al cigarro, este se había apagado y con pulso tembloroso tiró de su zipo para encenderlo. La primera calada la hizo toser, porque apenas había respirado durante su explicación y para mal de males, parecía incapaz de cortar su llanto. Era como si se hubiese roto una presa que contenía demasiado y ahora simplemente, solo podía esperarse a que secase.
-Tuve que hacer algo muy malo en un vida pasada...- comentó con voz nuevamente temblorosa. La firmeza de la explicación había desaparecido, volvía a sentir como si caminase en una ciénaga profunda y maloliente.- Y créeme, me daría igual atraer problemas sino fuese porque ahora todos estáis jodidos por mi culpa.
La rubia no era una mujer de arrepentirse, ella lo hacía y punto. Aceptaba las consecuencias de sus actos y aprendía de sus errores normalmente, pero había cosas que están por encima de las circunstancias convencionales y de cualquier reacción normal. No le gustaba sentirse culpable, lo odiaba y escuchar que la morena no la reconocía fue como una bofetada de realidad. Terminó el cigarrillo de una profunda calada y tiró la colilla por la ventanilla antes de encenderse otro.
-No te estoy pidiendo que me ayudes- aclaró.- No quiero salpicarte más, solo quiero que prepares el terreno para que si yo caigo, no te vengas conmigo- suspiró con pesar, dejando que el humo saliese de sus labios nuevamente.- Y para pedirte algo. Necesito que me prometas algo, necesito más que saber que no lo harás, necesito que lo digas- dijo insistente.
No quería a Cameron de escudo humano, sabía que darle escondites solo haría que cuando la encontrasen, la zanja fuese biplaza. Recordó entonces por qué nunca había gustado de relacionarse, de encariñarse. No temía que la dañasen, temía dañar, porque todo lo que tocaba, se convertía en cenizas.
-Sé que mis opciones son limitadas, que juego en un margen tan estrecho que no permite errores. Pero he aprendido mucho de ese idiota... Y no me voy a quedar esperando a que vengan a matarme. Tengo un plan y tengo ases en la mano. Solo necesito quizás algo de dinero y sobretodo, que Klaus no sepa hasta dónde nos llega la mierda, porque puedo con todo esto yo sola, pero no podré si tengo que arrastrar de él.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Cameron E. Hunter el Jue Feb 20, 2014 5:36 am

De igual forma en la que podría decirse que el cielo se estaba cayendo, se podría decir que la vida de Cameron estaba pasando por lo mismo. Cada acto, cada palabra, incluso cada respiración de parte de la rubia hacia que ella se fuera sintiendo peor. Más sola. Ella siempre había odiado ese sentimiento de soledad, ese mismo que conoció cuando era solo una niña. Tenía completamente claro que si algo le llegaba a pasar a Danielle, nunca se podría reponer. Ya había pasado por demasiadas cosas y personas en su vida como para llegar a perder lo único tangible que le quedaba. Apoyó los codos sobre los muslos y el rostro los escondió en las manos, sosteniéndose el cabello con manos ligeramente temblorosas. Sí, hacía frío. Pero el frío ambiental no era lo que la hacía estremecer hasta lo más recóndito de su alma. Estaba aterrada, asustada, triste, frustrada, enojada y cansada. Eran ya demasiados sustos, demasiadas tragedias para tan poco tiempo. Mantenía los ojos cerrados con gran fuerza. Ella no lloraba. Ella simplemente no era débil. Pero la idea de perder a su amiga, a su amor…

Se limpió los ojos con fiereza. Dejando irritado su rostro ante la agresividad del acto. Mentalmente se dio un par de bofetadas. Debía recobrar la compostura. Ver a Danielle totalmente bastaba y sobraba como para que ella le fuera a hacer compañía. Respiró profundo hasta que el corazón le latió normalmente, y aunque sabía que los ojos los tendría irritados, posó los orbes mercurio sobre los de la rubia. El silencio fue tan incómodo y tenso que los vellos de los brazos y la nuca se le erizaron. La griega trataba de mirar y saber más allá de las palabras que iban brotando de la boca ajena. Tal vez estaba siendo paranoica pero a saber que más le ocultaba su amiga. Por supuesto que Cameron tenía una confianza ciega en ella pero ahora, esa confianza parecía tener una leve fisura. Resultaba gracioso, hasta cierto punto, que solo ahora esa confianza pudiera llegar a romperse. –Sé que no quieres mi ayuda. Nunca la has querido.- dijo, pero su voz resultaba ajena, demasiado fría, demasiado distante pero al mismo tiempo, demasiado melancólica, frustrada e impotente. Quiso abrazarla, acunarla contra su pecho y llenarle el rostro con infinitos besos. Tragó en seco.

El mundo no existe solo para mí. El porcentaje de cosas amargas que me sucedan no variará. Yo no puedo decidirlo.  ¿Por qué las personas no podemos elegir? Sencillo. Todas las personas que amamos mueren una tras otra. Y, a pesar de ello tenemos que seguir viviendo. Ahora, Cameron lo entendía. Era una noche en la que cada una luchaba contra un sopor pesado y deprimente. O así lo sentía ella.

Había pasado por alto la promesa. Simplemente no quería hacerla. Pero Danielle la obligaría, de una u otra forma lo haría. Prefirió quedarse en silencio. Pensando en su mierda. En su infierno personal, uno donde la rubia que le había robado el corazón en Roma no estuviera. Solo la miró cuando supo que sus ojos no la delatarían. – ¿Cuánto quieres?- habló con frialdad, como si estuviera cerrando uno más de sus tratos. Sin embargo, para Dan, que conocía a la perfección a la morena, sería totalmente sencillo leer lo que la mirada ocultaba. Un claro: No me abandones como todos me han abandonado. Tú no.



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Danielle M. Hudson el Jue Feb 20, 2014 8:27 am

Su egoísmo no alcanzaba límites. Lo sabía. Igual que sabía que su bipolar carácter, su doble moral, sus mil y un defectos y demonios, eran imperdonables. Como todo en ella. Había momentos donde era muy consciente de que si dejase de respirar, todo se solucionaría, que todos los que estaban en problemas por su culpa, podrían respirar tranquilos.
Si hubiese sido una heroína, de esas de novela, teatro o cine, hubiese tenido la dignidad de tomar una pistola cargada, quitar el seguro, ponérsela en la sien y apretar el gatillo. Pero ella era egoísta y aunque lamentaba la situación, aunque era muy consciente de cada paso que la había llevado a esta situación, no cambiaría nada. E igual, no dejaría de respirar y solucionaría todo como una cobarde por la puerta de atrás, porque Danielle no temía a la muerte. Pero la vida... Eso es harina de otro costal.
Vivir implica caerse, levantarse, sufrir, llorar, reír, sentir felicidad, sentir miedo. Odiar, querer, necesitar, amar... Tantas cosas de las que hubiese prescindido... Pero era humana y a su manera, había pasado por todas ellas. No había más que hacer o que decir, simplemente, seguiría hacía delante, sin detenerse. No esperaría que nadie arreglase esto por ella. No era una sobreviviente, era una superviviente.
-Yo soy la única responsable de mis errores y por ello la única que debe y puede encontrar la solución- fue su sencilla respuesta entre caladas. No despreciaba la ayuda ajena, aunque su orgullo pugnase en esto, no, era algo más profundo. Era su eterna independencia, su eterna libertad que jamás quería dar porque sintiese que debía algo. Claro que debía cosas, muchas, pero no sentía que a cambio tuviese que dar nada... O al menos en el 99,9% de los casos.- De momento no lo sé y prefiero financiarme lejos de tus bolsillos. Conseguiré el dinero, de eso no te preocupes... Es cierto que mis ahorros han pegado un bajón por las facturas de mis padres y mi hermana, pero aún puedo tirar.
Para cuando se dio cuenta, se había fumado otro cigarrillo más y en la caja apenas asomaban dos. Supiró frustrada y decidió retrasar el encendido del siguiente. Se armó de valor, para enfrentar lo más importante en esos momentos. Aquello que si le hubiesen preguntado, era lo que hacía que su corazón siguiese latiendo sin colapsarse.
-Necesito que me prometas, que pase lo que pase, no habrá represalia alguna contra Bosco. Él solo era el mensajero. No quiero que si me pasa algo, busques sentirte mejor matándolo- volvió a clavar su mirada vidriosa en la de ella.- Júramelo.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Cameron E. Hunter el Miér Feb 26, 2014 6:05 am

El corazón de Cameron finalmente se encontraba latiendo a ritmo normal, le había costado serenarse pero lo había logrado. Pero una cosa era estar tranquila (o aparentarlo) físicamente y otra muy distinta era que su mente lo estuviese, porque por dentro se seguía sintiendo como una verdadera mierda. Cerró los ojos. Odiaba sentirse así.

–Danielle.- no la llamó por el mote cariñoso que solía usar con ella pero tampoco le habló de forma dura. Suspiró. –Que tú seas la responsable de tus actos no significa que no puedas aceptar la ayuda que se te ofrece. Me importas. Mucho.- extendió la mano para sostener la ajena por algunos segundos. –Sé que no puedo hacer mucho pero te ofrezco lo que está en mis manos. Deja el maldito orgullo de lado.- lo último se asemejaba más a un regaño que a un consejo o una petición. Le soltó la mano lentamente hasta llevarla a la cartera que reposaba a su diestra. No sabía cuánto tendría pero siempre llevaba una cantidad ligeramente exagerada por si las dudad. Cameron le entregó todo. –Tú lo necesitas.- se cruzó de brazos y le lanzó una mirada llena de súplica. En cualquier otro momento habría estado dispuesta a pelear sobre que ella debía quedarse con el dinero si o si, pero ahora, solo podía suplicarle que se lo quedase.

Un sentimiento extraño nació en la boca de su estómago, de repente unas ganas enormes de vomitar la habían invadido. Tragó en seco. El escuchar a la rubia pedirle eso solo hacía que la realidad se sintiera más próxima, más tangible. Bajó la mirada, sintiendo como todas las entrañas se le revolvían. –No quiero que me dejes.- confesó en un ligero susurro. Esas cinco simples palabras transmitían todo lo que su mente había estado pensando desde que la conversación hacia dado inicio. El matar al georgiano, tal y como había dicho Dan, sería una forma de auto-consolarse si a su amiga le sucedía algo. Sí, Bosco solo era el mensajero pero eso no la hacía sentir mejor, tampoco peor. Y seguramente deshacerse de él tampoco lo haría. Hunter levantó la vista y el corazón se  les estrujó cuando notó la mirada vidriosa de la rubia. Contuvo el aliento por inercia. El corazón le había vuelto a latir de forma desbocada. – ¿Me tendré que hacer un corte para realizar un pacto de sangre?- preguntó con cierta gracia o al menos tratando de que así sonase. Le sostuvo ambas manos a la scort y posando los ojos en los ajenos asintió con la cabeza. –Te lo juro. No hará nada contra él.- decir aquello le había costado pero si eso hacia feliz a Dan… Ella pensaba cumplir. Cameron no sería la encargada de ordenar la muerte del sicario en caso de que a su amiga le llegase a pasar algo.



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Danielle M. Hudson el Sáb Mar 01, 2014 8:52 am

La vida de Danielle había cambiado mucho en esos años desde que conocía a Cameron. En parte se lo debía a ella. Había dejado de ser esa mujer con cara de chiquilla asustada que miraba cuatro veces por encima de su hombro para asegurarse que nadie la seguía. Que llevaba la cartera vacía a excepción de algunos tickets y que no cruzaba más de cuatro frases al día con la misma persona para no crear ni la más mínima vinculación. Volvía a ser fuerte y ahora, era una mujer hecha y derecha con una seguridad que tendía a resultar hasta intimidante para muchos. Y manejaba unas cantidades de dinero que hacía cinco años le hubiesen parecido ridículamente abultadas. Ganaba más de cincuenta mil al mes sin mucho esfuerzo, pagaba sus deudas, incluso adelantaba pagos. Pagaba los gastos de su familia y le daba para vivir desahogadamente y para ahorrar. Claro, de vez en cuando se daba caprichos que la hacían apretarse el cinturón, igual que no siempre podía pagar dos o tres mensualidades de su deuda, pero por lo general, vivía muy bien. Y ahora, además, hasta contaba con una identidad falsa con sus propias cuentas bancarias... Era tan absurdo. Se había convertido en parte de ese mundo que antes la aterraba y hasta había descubierto, que esa vida inmoral y de pocos principios iba por su sangre, en su código genético... Curiosamente, tenía miedo al fracaso, claro, porque la idea de enfrentarse a la radial y el soplete no era precisamente un sueño. Pero sabía lo que tenía que hacer y cómo hacerlo como si lo hubiese hecho mil veces antes... Se serenó de repente.
Sabía lo que tenía que hacer, sabía cómo debía hacerlo y más aún, sabía que era capaz de ello.
-No. Ingresa ese dinero a un número de cuenta que te daré. Está al mismo nombre que usé cuando regresé de mi secuestro... Debo ir a Alemania y deshacerme de Vander y la única forma posible de que me acerque lo suficiente para ello es llegar sin que me esperen... No puedo acercarme al país con mi identidad sin que una bala a mi nombre me reviente la cabeza nada más salir del aeropuerto- comentó mirando por la ventana, abstraída, su mente volvía a funcionar.- No me perderás, no pienso dejar que dos mafiosos viejos y estúpidos me maten... ¿Sabes? No se lo he contado aún a nadie... Pero he "conocido" a mi padre- la miró de nuevo y una sonrisa siniestra le llenó el rostro.- Fredrick Holland, uno de los sicarios con más influencias... ¿Te lo puedes creer?- rió, apenas un par de carcajadas frías.- Puede que sea hora de dejar de ser una víctima de toda esta mierda y volverme el verdugo... Dejar de ser una niña de una familia humilde y ser quién hace mucho siento soy. Y el primero en caer será Rogülph. Sokolovo tendrá dos opciones, unirse al alemán o negociar, no me pienso andar con chiquitas, si yo me voy a una zanja esos dos se vienen conmigo- añadió decidida.
¿Pretenciosa? ¿Aires de grandeza? No, simplemente, alguien que se da cuenta de que ha aprendido lo suficiente y de que tiene buenas cartas en la manga, lo suficientemente buenas como para, al estilo que tan bien se le da, lanzarse de cabeza a la piscina y jugar un todo o nada. No aceptaría menos. A pesar de su aspecto venido a menos, irradiaba una seguridad que solo podía ser comparada a la de los grandes líderes de antaño ante empresas titánicas que solo tenían algo para animarlos: la determinación de que era mejor morir luchando a vivir huyendo. Tomó las manos de la que era su amante, su amiga, su cómplice, de la que quizás en otra vida hubiese sido su compañera y el amor de su vida... Las besó. Si su corazón fuese distinto, sabía que sería para la morena.
-Te prometo que si las cosas salen bien, este verano iremos a aquella hermosa ciudad griega que un día me mostraste... y nos tiraremos a tomar el sol y disfrutar de la brisa del Mediterráneo con la certeza de que media Europa estará a nuestra disposición y que nuestros enemigos...- esa gran lista de personas que las habían hecho sufrir- tendrán que dormir con un ojo abierto- prometió antes de besarla. Así era como Danielle prefería sellar los pactos.
Se abría la cacería y lo que solo sabían ellas dos era que la presa, se volvía cazadora. Quizás Cam no viviese engañada como todos los que rodeaban a Danielle, viéndola solo una rubia con un buen cuerpo y un ego desmedido... Pero nunca antes había podido apreciar tan claramente aquella naturaleza oscura que el sicario había despertado y alimentado. Ahora que sus miedos quedaban relegados y encerrados en su particular caja de Pandora, la ojigris estaba dispuesta a todo por tomar un lugar mucho más elevado en la cadena alimentaria ¿Lo lograría? Solo el tiempo podría demostrarlo y el reloj, seguía corriendo.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 718
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por шеф el Mar Mar 18, 2014 2:16 am


Tema Cerrado

avatar
шеф

Mensajes : 440
Fecha de inscripción : 25/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Things || Danielle M. Hudson

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.