¿Te invito un trago? (Bosco I. Virsham)

Ir abajo

¿Te invito un trago? (Bosco I. Virsham)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 28, 2013 4:30 am

Con un maldito infierno, gritaba mi cabeza. Estaba de un humor de perros, decir que estaba cabreada era quedarse corto, en mi escala del uno al diez me encontraba en un nueve, aun no estaba en un nivel apocalíptico pero si desatando una erupción volcánica. ¿A qué se debía mi actual estado de ánimo? Sencillo, en casa las cosas no iban bien, hace unas semanas habíamos detenido a un sospechoso que se había quebrado ante la presión, él había conseguido un trato e iba a ayudarnos a montar un caso en contra de Nicolay Záitsev, quien era a quien estaba vigilando desde hace un tiempo. Habíamos estado tan malditamente confiados, que incluso resultábamos estúpidos por actuar de esa manera.

Pues teniendo a Záitsev en esta isla, olvide (si me hecho enteramente la culpa de esto) el alcance de sus grandes contactos, pasamos por alto el gran perfil que tenía el caso, no era de sorprenderse que incluso en nuestro departamento hubiese topos que vendían la información, en retrospectiva era tonto no pensar en ello, no me sacaría fácilmente de mi burbuja de auto desprecio. En fin, a eso de medio día había tomado una llamada, mi superior me informo que nuestro sospechoso había amanecido asesinado, no había sospechoso por ello, me exigía resultados y no tenía nada, NADA, las prostitutas con las que había trabajado eran por demás incompetentes, la única que más o menos había funcionado era ahora un caso perdido. Engatusar a sus trabajadores era difícil, acercarme a Nicolay era incluso imposible…aun no llamaba su atención, estábamos realmente varados, sus finanzas no decían nada, sus contactos estaban limpios, al parecer sabia guardar sus rastros, estaba molesta porque era uno de esos casos en donde sabes quién es el culpable mas no puedes probarlo por más que lo intentes.

Desde la fatídica noticia, había maldecido a todo mundo, me había hundido yo misma, me había encerrado y roto alguna de mis cosas, si mi padre me viera diría que estaba teniendo el berrinche del siglo, pero ¡¡¡¡DIOS!!!! Era tan injusto, por un momento había mirado la cama y había pensado “¿Qué más da si lloro el resto del día?” de hecho había llegado a retozar en mi cama antes de enojarme aun mas, cierto que no habíamos podido hacer nada hasta el momento, pero eso no quería decir que no lográramos algo a futuro, las niñas que habían sido vendidas esperaban por justicia. Eso me llevo a mi actual situación, no sabía qué hacer con todo lo que tenia dentro. ¿Cómo demonios seguiría adelante? Necesitaba distracción, necesitaba olvidar todo, la cara sonriente de Záitsev cuando se le interrogo la primera vez, nunca olvidaría su rostro mientras jugaba con mis compañeros, ganas de golpearlo más nunca me acerque a él hasta ahora, también quería olvidar las caras de la niñas que habían sido encontradas muertas en una embarcación en alta mar, la cara de mis superiores y la mía propia que reflejaba mi fracaso hasta ahora.

Debido a que quería desaparecer del presente, me dirigí a mi armario y cogí el vestido más pequeño que encontré, me lo puse y me arregle con demasiado empeño, cuando estuve lista Salí al primer bar o discoteca que encontrara, el plan era emborracharme al máximo, olvidar todo, bailar, ser irresponsable por solo una noche, mañana regresaría a lamentarme y buscar las respuestas a mis mortificaciones.

No tuve que buscar por demasiado tiempo, entre al primer local que encontré, la música era refrescante. Entre y me moví al compas de lo que sonaba, me mescle hasta llegar a la barra en donde solo mire al barman y pedí. —Un vodka negro, —era solo para empezar, quería tener de todo un poco, whisky, tequila, lo que fuera, entre más fuerte mejor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te invito un trago? (Bosco I. Virsham)

Mensaje por Bosco I. Virsham el Jue Nov 28, 2013 9:48 am

Había regresado de Cayenne con mucho mejor aspecto, había que reconocerlo. Aquellos días desconectado de su rutina y dedicándose a mirar cómo le crecen las uñas de los pies en un entorno paradisiaco habían dado sus frutos. Bosco volvía a parecer el hombre sano y profesional que se suponía que era, incluso las heridas habían cicatrizado, desaparecido en su piel ahora sana.

Dos días después de regresar a Krakoa aceptó un trabajo como intérprete para una mujer checa cuyo mayor mérito era ser la 'esposa de'. Se llamaba Katia, estaba bastante bien para tener sus cuarenta años largos pero a Virsham le resultaba especialmente molesto que pareciera incapaz de entender que él traducía simultáneamente pero que no era scort. Salieron a cenar, no le quedó otra, y rehusó de nuevo su invitación a acompañarla a su suite del resort. Bosco no acostumbraba a acostarse con sus clientas, no solía poner en entredicho su trabajo oficial con ese tipo de  tonterías. Sería por mujeres con las que acostarse en Krakoa como para cagar donde comes. O donde se supone que comes. Como fuera.

Cada vez que Katia se insinuaba, la corbata parecía apretar más y más el cuello del georgiano, el traje se volvía más incómodo y tenía ganas de levantarse, ponerse borde y mandarlo a la mierda. Pero se limitaba a sonreír amable, a conservar la pantalla de tipo simpático y grata compañía que lo protegía de todo en aquella isla llena de mafiosos y autoridades. Nadie que viera a Bosco cenando en aquella mesa pensaría que, en realidad, se  financiaba la existencia como asesino a sueldo.

Se despidió de Katia dejándola en un taxi que la llevaría al hotel. La mujer le recordó que se verían al día siguiente 'justo a tiempo para el bruch'. Bosco, en toda su humildad, encontraba aquella comida inventada de la nada el colmo de las gilipolleces. Cuando cerró la puerta y el coche se perdió calle abajo, respiró tranquilo. Joder, qué coñazo de tía colega.

Le hacía falta un trago. O más que eso, le apetecía y se acabó la discusión. Por eso entró en un local cercano a donde estaba, sin molestarse en bailar ni un poco la música machacona. Se acercó a la barra y no dudó a la hora de pedir.

- Long Island Iced Tea- aquel cocktail subía más rápido que un simple cubata, y después de aquel día de locos siendo tratado de scort necesitaba su dosis de evasión. A su lado, una pelirroja incrustada en un minúsculo vestido pedía- atención- un vodka negro. El georgiano la tachó de blanda al instante, él podría desayunar vodka negro tan tranquilamente-. ¿Penas o vicio?- preguntó a la chica sobre sus motivaciones para beber sola, sin ocultar cierta diversión. Le parecía demasiado atractiva como para estar bebiendo sola.


virsham

ყველა თქვენი ტკივილი შერეული იმდენად სიამოვნება

Biohazard:
avatar
Bosco I. Virsham
мафия-2
мафия-2

Mensajes : 254
Fecha de inscripción : 27/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te invito un trago? (Bosco I. Virsham)

Mensaje por шеф el Dom Feb 02, 2014 5:03 pm


Tema Cerrado

avatar
шеф

Mensajes : 440
Fecha de inscripción : 25/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Te invito un trago? (Bosco I. Virsham)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.