Chi trova un amico, trova un tesoro | Galya A.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chi trova un amico, trova un tesoro | Galya A.

Mensaje por Aron G. Lindberg el Sáb Nov 16, 2013 10:12 pm

¡Vaya!, quien iba a decir que probaría mi suerte en la pesca. Fue gracias a un señor de la zona quien me invito a pescar debido a que su acompañante no pudo asistir. ¿Hace cuanto nos conocimos?, ¿2 horas antes?, el hecho es que descubriría el deporte de los “machos”, ese en el que los padres e hijos van cuando tienen un día de hombres, mientras que las mujeres quedan en casa esperando por el regreso de sus dos amores.  

La marea estaba quieta, calmada, ideal para darse un chapuzón. En cuanto a mí, venía vestido con una simple remera blanca, y unos pantalones deportivos. Dicen que la pesca es un deporte, pero es junto al golf el más aburrido que pueda existir. Aunque a diferencia del golf, podías ganar tu comida – echando a suerte si la ganas o no –. También depende de la habilidad que tengas con la caña, moverla como látigo y con dedicación, no muchos podían lograrlo. Pues, así es como hoy, iba a aprender a pescar con un anciano que conocí hace 2 horas atrás.  

Me revolví el cabello, sentándome en las maderas mientras esperaba su presencia. En realidad nos íbamos a juntar más tarde, pero mi impaciencia me llevo a llegar demasiado temprano. Exagerado, me describiría. Noté en la lejanía el horizonte, aquel vasto mar en el que se topaba con el cielo, la única perspectiva en la que se podía asegurar que la tierra y el cielo podían tocarse. Aspire el olor marinero, y deje que mis pies descalzos se movieran en el aire. Expresé serenidad en mi rostro, sin llegar a pensar algo extraordinario como siempre. Cautivo de la escena que tenía enfrente, no sé porque muchos no podían disfrutar de estas pequeñeces que el mundo nos regalaba. Una belleza atrayente ante los ojos de un buen espectador que disfruta lo simple. Incliné mi rostro, ante los algunos aletazos de peces cerca de la superficie, se oía el agua chapotear y no evite mirar esos juegos como si los peces se burlaran de uno. Fruncí mi ceño algo molesto, y no me pude resistir ante la tomadura de la caña que me acompañaba.

Le puse el cebo al anzuelo, me pinché el dedo, algo que provocó que me quejara un poco y de la punta me saliera una gota de sangre. Me levanté y eché hacia atrás la caña. Mal. Lo había realizado horriblemente. Chasquee mi lengua con el intento, pero eso terminó haciendo que me enredara con el sedal. Suspiré frustrado ante el intento tal como niño derrotado, por lo que esperaría las instrucciones. Mientras que, el crujir de las maderas llamaron mi atención. Alguien se acercaba, la pregunta es, ¿será el anciano o será alguien para burlarse de mi primer intento de novato?
avatar
Aron G. Lindberg
мафия-4
мафия-4

Empleo /Ocio : Traficante / Empresario
Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chi trova un amico, trova un tesoro | Galya A.

Mensaje por шеф el Dom Ene 19, 2014 12:40 am


Tema Cerrado

avatar
шеф

Mensajes : 440
Fecha de inscripción : 25/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.