¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Ir abajo

¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Invitado el Mar Nov 12, 2013 6:50 pm

En mi lista de manías interminables, entraba coger el coche y salir a pasear. En vez de andar, yo iba en coche, como cualquier persona capitalista que gastaba. Estaba en contra de esto completamente, pero me pasaba el día andando, así que por las noches me gustaba coger el coche e irme a dar vueltas con él. Mentira, no me gustaba, pero así me daba el aire y podía tener alguna que otra cosilla bajo control, e incluso a veces, como hoy, quedaba con compañeros, los cuales estaban infiltrados como yo para pasar el rato e intercambiar información. Pero luego terminaba dando vueltas sin sentido con él hasta que me cansaba y decidía volver a ponerme con el ordenador.

Me habían dejado plantada, cosa que odiaba, y más cuando ya me había arreglado y había salido, así que en fin, haría lo de siempre. Dar un par de vueltas. Por suerte esa noche había nosequé de estrellas fugaces así que me fui y paré por el puerto. Me molaba venirme aquí a desconectar de todo y observar barcas y demás que por aquí se encontraban, además de que normalmente no había nadie por aquí en las noches.

Una vez paré el coche, en medio, pensando que no iba a venir nadie, salí del coche y me senté sobre el capó a ver las estrellas fugaces. Pero en ese momento… justo en ese momento en el que estaba apoyada, pasó un coche deprisa no, lo siguiente, por mi lado. ¿Hola? ¿Pero qué coj…? Como un impulso, salté del capó y como si fuese una película americana, seguí a ese coche, poniendo la sirena por fuera. Iba a ser una noche movidita. Genial. Mi noche acababa de dar un giro de 360º, pero... si era un pez gordo que llevar a la cárcel, estaría encantadísima de ello. Claro que sí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Danielle M. Hudson el Mar Nov 12, 2013 7:44 pm

No sabía que hora era, podría haberla mirado en el reloj digital del salpicadero, podía haberla mirado en el móvil. Pero el frío y el vacío la hicieron quedarse aferrada al volante y con los nudillos blancos de la fuerza que ejercía, mirando fijamente la oscuridad del muelle del carga en el que estaba estacionada.
Jamás se había sentido así. O al menos, no recordaba que el tiempo se hubiese hecho tan espeso, que cada segundo supiese amargo. Soltó el volante tras un tiempo incierto y entonces supo por qué lo había agarrado en principio: para controlar la forma en que le temblaban las manos. Aún no sabía como había mantenido la compostura al salir del coche y escucharlo dar semejante el acelerón. Pero lo había hecho, porque a fin de cuentas, siempre lo hacía. Siempre se sobreponía a su pesadilla viviente.
Pero ahora necesitaba irse de allí, porque no podía tolerarlo. No podía tolerar lo que pensaba y sentía y la mejor forma era intentar huir, aunque difícilmente podría deshacerse de sí misma, el intento era lo que contaba. Intentarlo serviría para mantenerse ocupada.
Sacó del bolso lo justo para una ralla envuelto en papel. Dos tarjetas, una que sirvió de superficie y la otra para ayudarse a deshacer cualquier piedrecita y dar la forma apropiada. Y para adentro. Guardó todo y tiró el papel por la ventanilla. Cambió el cd, poniendo uno de Kiss a todo volumen y sin dar tiempo a más, con las luces apagadas para darle más emoción al asunto, salió marcha atrás a una velocidad que daba miedo, giro brusco y se metió en una carretera que iba a otras zonas del puerto, por la cual podría salir a dónde fuese. Pensaba dejar el depósito de su SLK 350 a cero, a pesar de que lo había llenado esa mañana.
Podría parecer una perfecta barbie con su cuerpo casi perfecto si se olvidaban los rastros de la paliza y su deportivo descapotable rojo. Pero era una loca cabreada, drogada y con gusto por la conducción temeraria, una mezcla explosiva que empeoró cuando vio por el retrovisor la molesta luz de una sirena. Una puta mierda me voy a parar, a ver quien corre más, pensó, pisando más el acelerador y poniendo a prueba el motor de su mercedes deportivo, lo cual no era moco de pavo.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Invitado el Mar Nov 12, 2013 10:45 pm

Mira que yo cuando bebía más de la cuenta me saltaba la ley, aunque no debiese, pero es que lo del sujeto que iba en aquel  coche era para encerrarle y que no saliese nunca. Luces apagadas, música al máximo y encima a toda velocidad. Qué ascazo de gente con dinero que se cree que tiene el derecho a hacer ese tipo de cosas… Menos mal que a estas horas no pasaba nadie y no podían haber heridos… o eso creía yo.

Continué siguiendo el coche con la sirena, puesto que el sujeto interno no lo paraba, hasta que estuve a punto de alcanzarlo y aceleró… ¿En serio? ¿Quería una carrera nocturna? Pues la tendría, iba a ganar el mejor, es decir. Yo. Le di al botón de parar la sirena, pues no era muy correcto que fuese con ella puesta a estas horas y siguiéndole el juego a un imbécil. Le di toda la velocidad del mundo a mi coche y le seguí hasta alcanzarle minutos después. Bajé mi ventanilla negra y le miré con una sonrisa dibujada en la cara retándole y apartándome el pelo que había ido a mi cara con la mano izquierda. ¿Qué quería demostrar que era mejor que yo? Di un acelerón y con mucho  cuidado, me puse delante de aquel mercedes de forma cruzada. Paré, abrí la puerta y bajé del coche acercándome a la puerta del otro coche, para después apoyarme en ella.

- Eh tú, baja la ventanilla. – Dije malhumorada. No tenía ganas de juegos, y menos a estas horas, joder, que yo mañana por la mañana trabajaba. – O mejor aún… - Añadí intentando abrir la puerta desde fuera. - ¡¡Baja del maldito coche o vamos a tener problemas tú y yo! – Amenacé dando toquecitos a la ventanilla también y después me crucé de brazos bajo el pecho a esperar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Danielle M. Hudson el Miér Nov 13, 2013 6:56 am

Si Danielle se daba aquellas libertades de conductora loca era porque a aquellas horas de la madrugada, un día entre semana, en la zona de carga del muelle, en una isla vacacional, no había ni dios. Ni el espíritu santo estaba en ese lugar perdido en el mar. Krakoa tenía pocas carreteras, casi todas secundarias y poco transitadas, muchas eran caminos de tierra. Luego estaban las de las zonas turísticas, perfectamente pulimentadas donde a determinadas horas había tráfico y por tráfico que se entiendan cinco coche alrededor de la misma manzana. Y luego estaban las zonas que eran más transitadas por trabajadores como aquella, que a esas horas estaban desiertas. Y siendo un lugar completamente sacado de la nada, no había ni animales que atropellar. El paraíso para pisar el acelerador y quemar goma.
Pero fue al momento que la sirena desapareció que aquello perdió la gracia. Ya no se sentía una criminal perseguida. Y viendo que con aquel coche que la seguía terminaría cargando con otro muerto a las espaldas literalmente, porque desde luego era imposible que pasase a su deportivo, fue soltando el acelerador ligeramente, dándole la oportunidad de adelantarla. Sonrió tras los cristales tintados. Era divertido ver como creía que había ganado y para su disfrute y diversión con una chica de muy buen ver y mal gesto bajó delatándose como su perseguidora, Danielle volvió a pisar el acelerador, comiendo un par de metros que las separaban, riendo tras lo que había sido darle un mal susto a la castaña. Aunque la rubia controlaba bastante bien y era evidente para ella que no iba a atropellarla, pero su cara no tuvo precio cuando el motor alemán rugió amenazando su integridad física.
La dejó acercarse, conteniendo la risa cuando intentó abrir la puerte. Cierre centralizado, guapa, ¿Nunca has tenido un deportivo alemán que vale un cheque de casi seis cifras, eh? Y casi, porque le habían faltado solo un par de miles para llegar a la abrumadora cifra y es que su coche era su joyita. Su regalo de ella para ella. Y por eso frunció los labios notablemente cuando golpeó la ventanilla, pulsando un botón para que esta se bajase apenas.
-Tú, quita tus manos de mi coche. Que vale más de lo que me costaría el abogado para luego de que te las corte.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Invitado el Miér Nov 13, 2013 8:48 am

A quien le contara yo esto… Durante el tiempo que había estado aquí, me había topado con imbéciles en su máximo exponente, pero que se saltaran la ley hasta este punto, en serio, yo no sabía, pero parecía que la gente se había sacado el carnet en una carrera de coches ilegal.

Enseguida bajó la ventanilla, y pronunció otra especie de amenaza, lo que me hizo enarcar una ceja. De verdad, no entendía porque estas cosas tan absurdas me ocurrían a mi. Parecía ser que estaba equivocada, no era un imbécil, era una imbécil, una chica, que por la poca luz que había no podía negar que era monilla, aunque eso era lo de menos. Haciendo caso omiso a su amenaza, apoyé ambos codos en la ventanilla. – Mira guapa, déjate las amenazas para otro, porque me da que te has equivocado de persona. Podemos hacer esto de dos formas: de la tuya, o de la mía, y como el haber infringido las normas te pone en una situación de desventaja, lo haremos a la mía. – Le informé con cierta pesadez en la voz. – Baja del coche, y no te lo digo más veces. – Insistí y me aparté de la puerta.

Seguro que no bajaba y al final terminábamos con las manos de por medio, pero eh, no sería cosa mía, ella había empezado esto y yo pensaba terminarlo, y con una multa ya de paso, así que mirando el lado positivo… Esa noche iba a llegar a casa con el bolsillo lleno, en el fondo, todo esto no estaba mal. Me volví a retirar el pelo de la cara y me lo eché hacia un lado, mientras esperaba que bajase. Ah bueno, ya me podía olvidar de las estrellas fugaces, me las había perdido de pleno, porque tenía la sensación de que esto se iba a alargar más de la cuenta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Danielle M. Hudson el Miér Nov 13, 2013 11:04 pm

La rubia era de esa clase de personas que tenían el justo apego por su integridad física. Era por eso que todavía había rastros de una paliza en ella. Porque eso del exceso de adrenalina le encantaba. Conducir como una loca estando mínimamente drogada era una buena forma de poner a prueba reflejos y de lograr ese subidón que necesitaba para relajarse.
Y la prueba de que tenía práctica era que en años que llevaba con el carnet y empeorando su conducción, cero accidentes. Cero problemas. Y como en Krakoa no te ponían multas de tráfico, todo mejor. La jurisdicción técnicamente era del gobierno ruso, pero ellos dejaban esto de mano de la seguridad privada del resort, que era propietario absoluto de toda la isla. Y como ella se tiraba a uno de seguridad a diario y a otros tantos, aparte de que era la chica consentida de casi todos, le iba bien con eso de eludir problemas. Por eso su actitud era chula, evidentemente aquella tía no trabajaba para el resort y por ende, se la traía al pairo.
Aún así abrió la puerta de golpe, dándole a la castaña un golpetazo mientras salía con porte de superioridad, conteniendo una risa despectiva.
-Oh, mira, muñequita con complejo de poli chunga, tú aquí no tienes jurisdicción ninguna, una sirena no te da poder para sancionarme por conducción temeraria. Puedes dar parte y mi matrícula si quieres- se encogió de hombros.- Pero tampoco es como que me importe.
Seguramente, a un turista idiota, le hubiese intimidado y preocupado su licencia de conducir, su coche y su cartera, pero Danielle vivía allí, llevaba ya tres años y por ende, sabía como funcionaban las cosas y que debía y podía estar tranquila. En suelo ruso por muy lejos de la madre roja que estuviesen, se necesitaban órdenes y mucho papeleo como para meterse en un lío. Porque si, en su coche llevaba cosas no demasiado buenas, pero como la puerta estaba cerrada y ella fuera, si la castaña metía sus narices dentro sería un registro ilegal y entonces el poder lo tendría Danielle.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Invitado el Dom Nov 17, 2013 10:46 am

La  verdad es que si algo me llevaba preguntando desde que llegué aquí es donde coño tenía la gente la educación por aquí… Parecía que a muchos el royo de ser genial y estupendo solo por tener dinero o poder político/burocrático les hacía sentir superiores a los demás, aunque todo esto no era más que un mero convencimiento por sentirse inferior, si no ¿Qué cojones hacían aquí?

¡Por fin! El personaje del coche salió, dándome un golpetazo.  Ah, mira tú que bien… Muchas gracias, pensé. Tras sobarme en el abdomen donde me había dado con la puerta, levanté la vista y visualicé a la figura que tenía en frente a mi. Una chica rubia, alta… No pude evitar darle un repaso con la mirada, pero sacudí la cabeza y volví a mi seriedad. Por la poca luz que había no lo pude ver bien, juraría que alguna que otra marca tenía en el rostro de haberle pegado. Así que tenía frente a mi una joyita, de puta madre. Y como no, con su gran educación de toda la gente que estaba por aquí, pobre chica, me daba pena. Enarqué una ceja al escucharla hablar, ¿¡Por qué todo el mundo me vacilaba!? Probablemente si engordase unos quinientos kilos y fuese una bola de sebo, me tomarían más en serio. – Muy bien, que lista eres. – Dije con todo el sarcasmo del mundo y le di un par de aplausos. – Sinceramente, no tienes ni idea de lo que podría o no podría hacer. Evidentemente puedo dar parte de tu matricula, pero también puedo cachearte para ver si llevas algo encima o qué, porque guapa, me da la sensación, de que lo tuyo no era conducción temeraria por pleno aburrimiento por la noche. No sé, llámame mal pensada, pero sé que ocultas algo más… Y además… - Me acerqué a mi coche, y saqué de la guantera la placa de la INTERPOL  y se la mostré. – Creo que esto me da derecho a hacer lo que quiera digas tú lo que digas.  Aunque si no te importa como dices, mucho mejor.- Y volví a dejarla en el coche cerrando la puerta con el pie dando una patada hacia atrás. Sabía que aquí había algo que me concernía, y no era precisamente un asunto de conducción temeraria.

Empecé a dar explicaciones que no me importaban ni a mi, pero eh, sabía de sobra que no podía entrar en su coche así como así, pero sí podía cachearla si me daba la gana, así que eso pensaba hacer aunque la niñita se pusiese chula.  Por su físico y su deje en la voz con acento ruso, sabía de donde era, y probablemente conociese la ley, pero ¿Me importaba? No. – En fin, dejémonos de tonterías, que paso de perder la noche contigo. – Y en un movimiento rápido, la empotré contra el coche y comencé a cachearle, de abajo a arriba, delineando su cuerpo con mis manos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Danielle M. Hudson el Dom Nov 17, 2013 3:21 pm

Danielle solo era una prostituta. Pero ojo, que el dinero hace más que pagar facturas, deudas a la mafia y darte zapatos bonitos. Cuando aún tenía algo de tiempo libre, se matriculó a distancia en la universidad para comenzar a estudiar aquello a lo que pensaba dedicarse de niña. ¿Imaginas qué? Abogada penalista. Y claro, aunque solo tenía primero y segundo aprobados, pues no se matriculó de tercero, cuando algo te gusta, le echas tiempo y le había echado el suficiente al tema de jurisdicciones y delitos en los que tendía caer. Al fin y al cabo, nunca viene mal saber cuales son tus derechos.
-En primer lugar, no sabes quién soy, por lo que no sabes si sé o no, en segundo lugar, lo adecuado sería que me pidieses la documentación, propia y del coche- sonrió chula, dándose la vuelta y poniéndose de espaldas a la chica, sabiendo qué le tocaría, asintiendo.- Si, puedes cachearme, pero pásate de la raya y te pondré una demanda por unos seis, siete delitos que eso implicaría. Y perderías al menos temporalmente cualquier placa que tengas, bonita.
Al final, la chica fue a su coche para enseñarle la placa. Lo dicho, sin permiso de un juez no podía mirar en el coche y todo lo que pudiese comprometerla estaba dentro de la guantera. Y no se lo iba a dar por las buenas, evidentemente, cachearla era lo de menos. Y como no quería mentir a un agente, pero tampoco iba a decirle la verdad, simplemente la retorció a su gusto.
-He peleado con un chico, me acosté con él y el muy gilipollas me ha dado puertas cuando era yo quien pensaba dársela a él- que era, a grandes rasgos, lo que la tenía cabreada.- ¿No tiene una derecho a quemar rueda cuando anda de mal humor? Juro que no lo maté y tiré su cadáver al puerto, aunque ganas no faltaron. Y tú no puedes hacer lo que quieras, si encuentras pruebas de un delito, puedes pedir una orden de registro. Mientras, disfruta y sóbame todo lo que quieras.
Y si, la estaba chuleando y provocando, por eso, no emitió queja alguna cuando la empotró contra el capó, tenía desgraciadamente una ligera experiencia con aquello, por lo que se dejó mientras la agente la cacheaba, tanteando de arriba a abajo un cuerpo lleno de algún que otro moratón, chupetón y arañazo y cubierto como no correspondía a la forma de vestir de Danielle con una camiseta de manga larga negra, unos vaqueros ceñidos y unas botas de tacón altas. El cuello, aún con las manos del georgiano marcadas tenuemente, estaba cubierto con una palestina.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Invitado el Dom Nov 17, 2013 6:41 pm

Si de verdad pensaba que iba a hacerle caso a lo que me dijera, la llevaba un poco clara. Evidentemente, no sabía quién era, ni quería saberlo, ¿para qué iba a engañaros? Si solo conducía así porque no tenía nada que hacer, pues que le diesen por culo, pero si no fuese así, entonces ya me encargaría de pedirle la documentación y demás. - ¿Sabes por donde me paso tus amenazas? – Pregunté y solté una carcajada. – Si te crees que por tener dinero y demás, te vas a salir con la tuya, la llevas un poco clara, pero oye, la verdad… Es que si me quitan la placa una temporada, no estaría mal, así me puedo dar unas buenas vacaciones. – pensé en voz alta.

Empecé a cachearla cuando comenzó a contarme su historia. A cada cosa que decía flipaba aún más que antes, lo que me hizo quitar las manos de encima de ella y cruzarme de brazos bajo el pecho. Tenía sus motivos, evidentemente, pero ¿Quién se decía a mi que no se acababa de inventar toda la historia? La verdad es que por como hablaba la chica, parecía que lo hubiera pasado mal, y el tiempo me había enseñado a saber quien decía la verdad y quien  no. En ese momento me sentí culpable de haberla tratado así, entendía que si ella utilizaba ese tono es que le habían hecho daño, así que si iba de tan sobrada, por algo sería, ¿no?

- Pues la culpa es tuya por acostarte con cualquiera. – Dije sin más – En fin, no me parece motivo para darte a los deportes de riesgo nocturnos, pero que si tu forma de desquitarte es esa, enhorabuena. Pero mi trabajo es mi trabajo y va por encima de ti y lo que dejes que te hagan. Y sinceramente, podrías haberlo matado, hay demasiados tíos en el mundo tocapelotas.– Añadí.  A mi me pasó eso en una ocasión, y joder, la que se iba era yo, no ellos.

Tenía dos opciones, o quedarme con la tía esta discutiendo, o subirme en le coche e irme y dejarla aquí aunque se matase, pero si eso ocurría y sabían que yo había estado por aquí cerca, me podía comer un marrón serio e importante. Y juraría que la esta pava no estaba en unas condiciones ideonas de conducir, ya no hablaba de ir bebida o algo así, sino de que psicológicamente, muchas mujeres no soportaban eso y hacían locuras. Me eché el pelo para un lado y me aparté el pelo de la cara. – Bueno, ¿Qué hago contigo? Porque no sé porque me da que en tu historia y tu forma de ser falta algún que otro detalle. Realmente no me importa quien seas como ya he dicho, pero sí saber algunos detalles que si me contestas a las buenas, probablemente puedas irte sin problema. Así que venga, voy a ser directa: ¿has bebido o te has metido algo? - Era una especialista en saltarme el protocolo del trabajo, pero es que a mi seguir el orden de las cosas no me iba...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Danielle M. Hudson el Dom Nov 17, 2013 8:06 pm

-¿Tener dinero?- enarcó una ceja, divertida.- Como te equivocas chica, desde luego para hacer suposiciones eres mala de cojones.- Si, directa y clara, porque no tenía por qué callarse el pensamiento, que no mejoró cuando la oyó divagar sobre vacaciones.- Pídete un año sabático y tírate en la playa a coger color. Haz topbless.
Se ahorró decir que le mandase una postal con aquello, o sea, ella tirada en la arena y sus pechos bien visibles en la imagen. Seguramente no debía pensar esas cosas de quien la estaba cacheando pero vamos, qué es la fantasía sexual de cualquiera, que una tía buenorra te sobre contra el capó de un descapotable. Nadie podría culpar a la mente de Danielle por ello.
Luego, le contó esa verdad, que no era verdad, pero no llegaba a mentira y cuando la soltó, se giró, mirándola mientras apoyaba la espalda en el coche. Había colado y pensaba darle más autenticidad a su coartada de rubia despechada y cabreada, por otro lado... No había podido quejarse de lo ocurrido, emitir un solo pensamiento sobre aquello. Con el culpable hubiese sido signo de debilidad. Con sus amigos no podía, pues se ganaría su lástima y jodería sus mentiras. Y... No tenía a nadie más. Una desconocida parecía la mejor opción.
-¿Crees que tuve elección para acostarme con él?- se quitó el pañuelo del cuello y señaló los rastros del estrangulamiento.- Llevo manga larga en una isla tropical, en pleno verano. No es por gusto, es porque soy un moratón con patas. Matarlo es un delito más grave que conducir de forma temeraria- apuntó con presteza.- Haz tu trabajo, pero no ando de humor para chulerías.- Suspiró, hubiese matado por un cigarro.- Conducir así libera adrenalina. Es relajante, en un rato llego a casa y me caigo frita en la cama- explicó.- Además, por aquí no suele haber nadie a estas horas y de querer provocar un accidente te hubiese llevado por delante- se encogió de hombros y sonrió, con cara inocente, esa que perdía credibilidad por su picardía, pero que iba de serie.- Solo un chute natural de adrenalina, lo juro agente.
Le estaba mintiendo, pero como no podía hacerle pruebas de sangre ni de ningún tipo para detectar drogas, no podía ver los rastros limpios ya del coche, ni cachear su bolso... Debería creer a alguien que mentía al menos cinco veces a diario sobre su consumo de drogas desde los dieciséis. Vamos, que tenía el máster en disimular colocones.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Invitado el Dom Dic 01, 2013 4:23 pm

Sin comentarios, sin comentarios y sin comentarios. Respiré hondo, y empecé a olvidarme de mi trabajo, solo por no aguantarla más, iba a dejar pasar lo que hiciera con el coche, y aunque después me costase una bronca a mi, me daba igual, si se mataba que lo hiciese, ¿Qué problema iba a tener yo?Total, una vez muerta no podía hacer nada, así que que le diesen por culo. Y no sé porque tenía estos pensamientos, si era rehacia a la muerte, ah sí, ya sé,porque la chica esta tenía todas las papeletas para ser una posible victima del suicidio. – Pues para no tener dinero, el cochecito que llevas…  En fin, tú sabrás que trapicheos te llevas entre manos. - Había algo en esta tía que no me cuadraba para nada.

No dije nada de lo de las vacaciones, ya me tocaría, mientras seguía lidiando con gente insoportable de este tipo, que a veces era divertido y todo. Me encogí de hombros y metí las manos en los bolsillos mientras la escuchaba hablar y miraba sus movimientos demostrándome que el tío la había obligado. Rodée los ojos, hay que ser tonta, para dejar que un tío te tratase así, era algo que tenía muy claro desde siempre, que nadie me iba a poner la mano encima, pero oye, cada una hace lo que quiere. – Pues bueno, si partimos de la base de que no estamos en el s.XIX y que nadie nos puede obligar a nada…  Pero en fin, si te va el ser sumisa, es cosa tuya. – Dije, con segundas intenciones, evidentemente, había que estar muy ciega para no ver que la chica tenía un polvo, dos o incluso tres. - ¿La verdad? Me acabas de dar demasiada pena como para seguir armándote el lío, pero ni me apetece, ni me importa lo que hagas para desquitarte de un tío, eso sí, bonita, ¿por qué no eres igual de chula con él que conmigo? No sé, a lo mejor te harías un favor a ti misma.

Mientras continuaba hablando, me volví a acercar a ella, puse la mano en su mentón,  le levanté la cabeza y le vi el cuello de cerca, pasando dos dedos por encima y la miré fijamente después a la cara. – No es nada que el maquillaje no pueda solucionar, pero es una pena que una preciosidad como tú tenga que pasar por estas cosas. – Me aparté un poco de ella y sonreí de lado.  – Ajá, adrenalina. Mira, te libras porque no tengo autorización para mirar dentro del coche, pero que sepas que te voy a observar muy de cerca, nena. Tengo ojos en todas partes, y como vea o me entere de algo, no tengo problema en mandarte a Rusia de cabeza. – Afirmé con serenidad, parecería tonta y buena, pero a malas, podía ser la más puta de todas, y después de haberme vacilado como lo había hecho, no iba a tener problemas en sacarla de aquí, aunque me costase días de papeleo y demás. Llamadme rencorosa, sí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Danielle M. Hudson el Dom Dic 01, 2013 9:12 pm

-Solo cuesta casi cien de los grandes- dijo como si no fuese nada. Casi. Había sido noventa y siete mil con no sabía cuánto. Redondeando, noventa y ocho mil euros de coche, evidentemente, no iba a comentar como lo había pagado, pero se estaba divirtiendo.- Quizás di un braguetazo y me lo regalaron.
Luego, ella no pareció entender el término obligar y Danielle se rió, rompió en estruendosas carcajadas que rompieron la tranquilidad de la noche. Se secó una lagrimilla que salió de tanto reír y respirando hondo controló el impulso.
-Si te ponen una pistola en la cabeza te obligan. Ahora, hace dos siglos y dentro de tres.
No, no se había dejado follar por miedo, ni obligada, pero técnicamente que Bosco la encañonase era bastante motivo para que un ser racional que quisiese seguir vivo hiciese lo que le pidiesen. Pero estaba jugando con la empatía femenina y bueno... Volvía a no ser mentira. Solo una verdad retorcida, aunque con lo de ser sumisa estuvo apunto de comentarle que la relación de amo-sumiso en el sadomasoquismo se basaba en la confianza, en los límites y en la seguridad de ambas partes. Que no era lo mismo ser una víctima de una agresión que ser sumiso, ni de lejos. Y que ser sumiso no significaba que alguien no te pudiese agredir y perdieses derecho a tratarlo como algo contra tu integridad. La gente y sus prejuicios y pensamientos equivocados, peor cuando esa gente hacía cumplir la ley... Así va el mundo.
-Fui así de chula y por eso terminé así, pero gracias agente, si entre nosotras no nos apoyamos contra los gilipollas que hay sueltos por ahí...- objetivo logrado. Lo que no llegaría a imaginar Dan es que aquella chica conocía y pensaba lo mismo de su problema en cuestión. Bosco tenía enemigos con tetas, al menos esas dos.
Se giró y dejó que le tocase los moratones. Suspiró, gastaba demasiado en maquillaje, además de que la agobiaba y prefería no usarlo sino trabajaba. Esos días prefería tapar a maquillar. Pero sonrió ante el halago.
-Bueno, pues espero alegrarle la vista a tus ojos... ¿Sabes? Es una lástima que vayas de paisano- murmuró acercándose a ella lentamente.- Me ponen mucho los uniformes.
Tras soltarle aquello retomó la distancia y le dedicó un guiño, disponiéndose a entrar al coche.



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por шеф el Mar Dic 17, 2013 4:32 am


Tema Cerrado

avatar
шеф

Mensajes : 440
Fecha de inscripción : 25/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Pero qué estás haciendo? || Danielle MH.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.