Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Sáb Nov 02, 2013 1:22 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle miró su martini y suspiró. Sabía que debería estar aprovechando y durmiendo, que el viaje desde Berlín había sido un palizón al que no estaba acostumbrada y que tenía horas de sueño pendientes. Viajar en autobús a Roma era casi un acto masoquista, pero el presupuesto no daba para estirarse más. Más cuando tenía que soltar mañana tres mil euros encima de la mesa... Aún no sabía como había juntado tanto haciendo horas extras en la cafetería donde trabajaba por una miseria. Pero al menos ese mes había pagado el alquiler que debía y el que tocaba y le llegaba para pagar ese puto dinero.
Tres mil euros que para ella suponían madrugones y desvelos que la dejaban hecha mierda y que realmente, valían nada, al menos cuando debes más de diez millones. Diez millones. Negó sonriendo cínicamente mientras el dedo índice dibujaba círculos en la superficie de la barra. Ese martini era un lujo que realmente no podía darse pero con un suspiro se recordó que había pasado dos semanas con el mono por no poder pagarse nada de droga y pensó que se merecía al menos una copa. Su móvil, un cachibache de tiempos pasados y sin saldo, estaba muerto del asco en su bolso.
La vida de lujos que Bill le había prometido, le había salido muy cara y se recordaría ese error cada mañana al despertar, no para hundirse en la miseria, sino para aprender de ello. De los errores se aprende si se está dispuesto, para no caer de nuevo en lo mismo. Y Danielle no volvería a dejarse engañar con humo, ni a enamorarse. Ni a depender de un hombre, eso nunca más. Por encima de su cadáver y años después, aún mantiene esas promesas que rememoraba aquella noche en la barra de un bar cualquiera del centro histórico de Roma, donde había encontrado una habitación barata en un hostal cualquiera de mala muerte. Por desgracia, ser guapa no te arreglaba la vida o al menos, aún no estaba dispuesta a lo que pensaba era degradarse en pos de mejorar su situación. Una asfixiante y jodida situación.

La hice, pues la uso e.e


Última edición por Danielle M. Hudson el Lun Abr 21, 2014 11:47 pm, editado 5 veces
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Lun Nov 04, 2013 1:52 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Había días en los que la castaña necesitaba un par de copas para poder conciliar el sueño, aquel día en Roma fue uno de esos. Probablemente no existía día que Cameron pudiera detestar más que el 21 de junio, y ese día, necesitaba una dosis extra de alcohol para poder dormir sin sufrir alguna pesadilla. No importaba que tan absurdo pudiera ser; ella tenía traumas que probablemente nunca superaría. Llevaba nueve años sin ver a sus padres, sin poder estar con ellos y refugiarse en sus brazos cuando tuviera algún problema, lo peor, nunca más podría hacerlo, todo eso se había acabado cuando tenía 13 años. Durante los primeros meses no podía ver un automóvil sin sufrir una crisis nerviosa y terminar en el suelo llorando como un bebé. Poco a poco, la sensación se fue mitigando hasta casi desaparecer, aunque hasta la fecha siempre que entraba en un auto no podía dejar de imaginar que el mismo terminaría estrellado. Sacudió la cabeza, no estaba ahí para recordar de forma incontable el día que perdió todo. Ese día, como los años anteriores, buscaba olvidar. Nada más entrar al bar se dirigió a la barra. De una pidió cuatro tragos de vodka. –Una por papá, una por mamá, una por mi querido e idiota hermano, y una por mí.- una tras otra fueron desapareciendo las copas, quería acabar rápido con aquello, se le notaba.

Durante unos segundos cerró los ojos, un ligero mareo la invadió. Justo cuando estaba por irse se percató de la presencia de una atractiva rubia. La mirada gris de la castaña la recorrió por completo. Parecía un ángel. Un ángel que por error había ido a dar la tierra. La joven rubia era hermosa, tan hermosa que asustaba verla, pero era miedo a que si retiraba la mirada, pudiera llegar a desaparecer. El aturdimiento que pudo llegar a sentir en un principio se fue disipando cual neblina. Lentamente se acercó a ella, a ese ángel precioso que temía se esfumara como brisa. Quedó a su espalda y de inmediato pudo aspirar el delicioso aroma de la vainilla mezclada con el chocolate y una fruta que no lograba ubicar. Antes de hacer algún otro movimiento que tuviera que ver la rubia, observó el bar, eran las únicas mujeres del lugar, lo que proporcionaba la excusa perfecta para poder acompañarla. –Espero no te moleste que me siente aquí, a tu lado.- pidió otro trago para ambas. Le sonrió de lado, dejando de lado el cinismo, la burla y similares, quizá, como nunca le había sonreído a alguien, de verdad. –Somos las únicas mujeres y seguro no tardan en ponerse pesados.- comentó tranquila. Cam era alguien bastante directa cuando se acercaba a las personas pero su miedo a que “la alucinación” desapareciera la obligaba a mantenerse tan serena como fuera posible.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Lun Nov 04, 2013 9:24 am

Ninfa Hotel N°2
Era de esas ocasiones donde sintió una mirada fija en ella. Se revolvió en su asiento. Hacía lo que parecían siglos que no se sentía a gusto siendo el centro de atención.  Decir que no se había quedado tocada con lo de Bill era mentir descaradamente y no habría tatuaje que tapase las marcas que se habían quedado en ella a un nivel más profundo del que se ve.
Su vida había cambiado de genial a horrenda sin puntos medios. Sin trasbordos. El tren había seguido su camino sin darle ninguna oportunidad de bajar, a no ser que saltase en marcha. Y lo había intentando. Aun así esa mirada era distinta a las que solía recibir, frías, asquerosas y sucias de los hombres. De los mafiosos con los que trataba, de su camello, de los clientes de la cafetería... Esas miradas que atosigan, que incomodan, que te hacen sentir pequeñita e indefensa. Esas miradas que su fuerte carácter no toleraba y que enfrentaba con fiereza, aunque por dentro todo fuese muy distinto. Pero por una vez en los últimos años, sentía una mirada que más que desnudarla y aplastarla, la acariciaba.
Pero sabía que no existían las miradas así. O al menos, eso creía saber. Por eso, apuró su copa y se dispuso a pagarla, mirando el interior de su cartera con un suspiro preocupado. El dinero en su caso, si que era un problema... Y había pasado de vivir a lo Britney Spears a ser una más del montón de la clase baja. Ahora entendía que era lo bueno de la clase media en la que vivía en su infancia... Tanto que se había quejado de ello, ahora extrañaba aquello. Aunque no a su familia, pues para ella, estaban peor que muertos.
Pero antes de poder decir nada al chico de la barra, una morena que solo podía describirse como espectacular, se le sentó al lado. La miró. Sus ojos grises, algo más claros que los propios, eran hipnóticos a la escasa luz del local y estuvo segura de que no dejarían de serlo en otras circunstancias. El rostro era proporcionado. Lo que debía ser, perfecto.
-Lo cierto es que me pillabas a punto de irme...- admitió viendo como pedía otra ronda.
Se sintió incómoda. Cruzó las piernas y su mano izquierda se enredó y desenredó en la cadena del bolso, en un gesto nervioso, pues odiaba que la invitaban pero... No tenía dinero para pagar la segunda copa que le pusieron delante. Bueno, si, si lo tenía, pero era el dinero para desayunar, comer y cenar en el día de viaje que le quedaba ayer. Alzó la vista y sonrió apenas, en respuesta a la sonrisa ajena.
-Los hombres nacen pesados. Lo que varía es el aguante que tenga una según el momento- apuntó la rubia antes de suspirar, extendiendo la mano hacía la morena.- Me llamo Dan.

La hice, pues la uso e.e


Última edición por Danielle M. Hudson el Dom Ene 19, 2014 2:43 am, editado 3 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Mar Nov 05, 2013 6:56 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
La castaña sentía como si una bala le hubiera atravesado el cuerpo. Aquella era la sensación más rara que seguramente había sentido en su vida. Sus sentidos estaban bloqueados y se sentía vulnerable, como una pequeña niña en busca de protección, aquí el problema radicaba en que Hunter no sabía de qué, quien o por qué, debía protegerse. Por lo general era su trabajo crear esa sensación, volver vulnerables a los demás. Y, ahora, experimentarlo, le causaba una sensación de terror que le gustaba, al parecer la castaña se podía llegar a pasar de masoquista en muchas ocasiones y esa era una de esas. Escuchó a la rubia, y por una fracción del cuerpo de la castaña se tensó. No quería que la chica se fuera. Mucho menos que la dejara. –Acompáñame, aunque sea con esta copa. Por favor.- la miró con un ligero toque de súplica en sus orbes grises. –No me gusta beber sola, mucho menos siendo la única mujer en el lugar. Además, necesito despejar un poco mi mente.- cuando Cameron se dio cuenta de lo último que había dicho se sorprendió. ¿Qué hacía ella contándole a una desconocida sus penas, sus motivos para querer beber hasta perder la conciencia? Francamente no lo sabía pero haberlo dicho hizo que un gran peso se le quitara de encima. Al parecer aquel ángel podía sacar a flote los sentimientos más arraigados de la griega con su sola presencia. Raro. Demasiado raro pero al mismo tiempo encantador.

Hunter se vio obligada a detener las manos nerviosas de la mujer mientras la veía. Verla nerviosa le divertía. –Quieta las manos, no queremos que termines rompiendo el precioso bolso que tienes ahí.- tomó el objeto entre sus manos con suma delicadeza para colocarlo sobre la barra. –Tranquila, que no muerdo.- bromeo.

Y el ángel adquirió nombre. Dan. Cammie dedujo de inmediato que sería el diminutivo de Danielle, Daniella o algún nombre similar. Le tomó la mano y la castaña no supo si fue imaginación suya o producto de una alucinación pero juraría que en cuanto su piel entró en contacto con la ajena una corriente eléctrica le recorrió el cuerpo de pies a cabeza de ida y vuelta. –Un placer Dan, yo soy Cammie.- la volvió a observar, esta vez tratando de que la rubia se sintiera más cómoda en el ambiente el que se encontraban. Le acercó la copa recién traída mientras ella bebía de la propia. –Todo corre por mi cuenta. Bebe tranquila.

Varias miradas se empezaron a posar sobre las dos mujeres, Cam lo notaba. De inmediato les dirigieron una gélida mira los demás clientes del lugar, quienes al parecer habían entendido que la castaña era una mujer de armas tomar. Sacó dos billetes de su cartera y pagó las dos rondas de bebidas más una botella vodka y la propina. –Lo mejor será que nos vayamos. ¿Me acompañas?- estiró la mano en dirección de Dan, esperando que aceptara ir con ella. . Además, no estaba dispuesta a irse del bar a no ser que la rubia fuera con ella.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Mar Nov 05, 2013 8:04 am

Ninfa Hotel N°2
Mientras más la veía, más le gustaba. Mientras más la recorría con la mirada, más perfección encontraba. Se sentía abrumada y hubiese podido decirle que si a cualquier cosa, pero su orgullo replicó una ligera réplica y sus labios se abrieron aun sin proferir réplica alguna. Solo la miraba. La súplica quería ser saciada cumpliendo su pedido pero tragó saliva y miró hacía otro lado.
-Yo... No puedo pagarme otra copa. Lo siento.
No entendía la sinceridad que escapaba de su boca. Pues podría haber buscado escusas a millones, a cual más creíble o absurda, daba igual, pero todas mejores que la odiosa verdad. Que tenía una mano delante y la otra detrás. No entendía que le pasaba a su cerebro hablando de sus problemas de dinero, olvidando a un orgullo que frunciría el ceño de ser posible y soltándose la sinceridad con una absoluta desconocida. Una sonrisa cargada de ironía ante haberse saltado sus propias reglas personales le llenó el rostro de forma fugaz, como un flash.
Se tensó ligeramente y volvió a mirarla, cayendo bajo el hechizo, cuando agarró el bolso y lo dejó en la barra, se haber habido algo más de luz un ligero sonrojo hubiese sido visible en su rostro, en su cuello y pronunciado escote.
-Creo que hablé de más...- admitió, volviendo a hacerlo.- Y te puedo asegurar no es eso precisamente lo que me preocupa.
Y sin darse cuenta había admitido una preocupación que no sabía hasta ese segundo que sentía. Era todo extraño, pues no sabía por qué, aquella mujer le parecía hipnotizante, un misterio por descubrir. Una ligera dosis de adrenalina llamó a su puerta y ella ya ni recordaba ese sabor, como el pulso se aceleraba ligeramente. ¿Con una mujer? En ese momento era lo de menos. Pero que manos. Cálidas, suaves. Quiso de manera absurda que la acariciasen por completo y escondió aquello tras una sonrisa amable, aparentando normalidad. Obligándose a ello.
-Un placer... Bonito nombre. Sonamos similares. Dan y Cam.- Fue un comentario estúpido pero ella ya no recordaba como se tonteaba. Como se coqueteaba. Estaba segura que había perdido la práctica o lo que fuese. Suspiró.- ¿Sabes? No suelo dejar que me inviten. Pero lo aceptaré a cambio de no dejarte sola.- Tomó la copa.- Por Roma.
Tras brindar y beber de sus copas, el tiempo pasó en un relajado silencio, mientras más y más miradas iban a ellas. Esas miradas que a Dan en aquellos momentos de su vida incomodaban y que más adelante se volverían lo que le daba de comer.
-Claro... La noche es joven ¿Dónde deseas que vayamos?
Tomó su bolso y apuró su copa, miró alrededor y sin saber por qué tomó su mano y la entrelazó con la de la morena, andando hacía el exterior donde la cálida brisa veraniega de la ciudad italiana las envolvió.

La hice, pues la uso e.e


Última edición por Danielle M. Hudson el Dom Ene 19, 2014 2:47 am, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Vie Nov 08, 2013 5:41 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Con una mano tomó la botella de vodka y con la otra le sostuvo la mano a la rubia. Durante una fracción de segundos sintió tocar el cielo, un cielo que se reflejaba en los hermosos orbes azules del hermoso ángel de cabellos dorados. – ¿Dónde deseo que vayamos?- la castaña le acarició la mejilla y después le acomodó un mechón de cabello detrás de la oreja a la chica. –Se me ha ocurrido el lugar perfecto al cual ir.- dijo, susurrándole quedamente en el oído, haciendo que su aliento chocara con la oreja de su hermoso ángel. Cameron no recordaba la última vez que se había sentido así. Tan viva, tan temerosa, atrevida y al mismo tiempo, ansiosa. Probablemente nunca. Al tener tan cerca a la rubia quiso tomarla entre sus brazos, besarla y fundirse en ella pero sabía que, por lo menos, por ahora, no podía. Se separó abruptamente y volvió guiarla a través de las calles de la hermosa Roma. –Entonces… dime. ¿Eres amante de los gatos?- preguntó, en broma. Luego, antes de permitir que ella le pudiera contestar lanzó otra pregunta. – ¿Hasta cuándo te quedas en Roma?- esa era, probablemente, la pregunta que más deseaba formular desde hace horas. Hunter esperaba poder volver a verla aunque sea una sola vez más antes de tener que partir de regreso a Rumanía con sus socios, mañana por la noche.

La griega se detuvo poco a poco cuando empezó a ver su hotel. –Mira.- señaló el edificio y sonrió con un toque de picardía en su rostro. –Este es mi hotel. ¿Qué te parece si subimos y nos acabamos la botella?- se encogió de hombros en un intento de parecer totalmente despreocupada, exteriormente, por lo menos. –Hay que tomarnos por lo menos la última, ¿no crees?- Cam deseaba con todas sus fuerzas que ella dijera que sí, algo le decía que si la rubia la rechazaba definitivamente, algo en su interior se romperían en millones de pedazos.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Vie Nov 08, 2013 2:15 pm

Ninfa Hotel N°2
Parpadeó lentamente, batiendo sus espesas pestañas como si fuesen las alas de una mariposa. Sin sabor como, estaban frente a frente en medio de una calle cualquiera, dejándose tocar como hacía mucho nadie la tocaba. El aliento de la morena le quemaba la piel. La encendía por completo. Y su olor inundó su sentido del olfato, dejándola embriagada. Le recordaba a una tarde paseando junto al mar, a la brisa...
-Si, dónde deseas que vayamos...- dijo como respuesta, dejando claro que se dejaría llevar al mismo infierno si así se lo pedía.- Guíame.
Pero no se apartaron, caminaron de la mano por las callejuelas oscuras que emanaban vida. No recordaba haber sentido algo así en demasiado tiempo, como si hubiese estado dormida por años. Y comenzaba a despertar y aunque había un ligero miedo a lo desconocido, no dejó que esto la frenase. Detenerse era morir y ella había estado quieta por demasiado tiempo.
El silencio se le hizo agradable, las risas y conversaciones ajenas eran la banda sonora al paseo nocturno de ambas mujeres, que arrancaban piropos, guiños, silbidos y el mismo alma de más de uno. Dos musas caminaban de las manos, haciendo resonar sus tacones por los adoquines de Roma. Dos ninfas del amor, el arte y el teatro. Sonrisas únicas, que no correspondían a ellas, eran lo que mostraban en ese momento.
La rubia rió y enarcó una ceja cuando por fin Cameron se dignó a hablar, preguntando algo a lo que no le dio tiempo ni responder antes de pasar a un tema más incómodo. En primer lugar, porque esa pregunta evidenciaba que quería volver a verla. En segundo lugar, porque no se iba a quedar más de lo que el presupuesto y el trabajo permitía. Y por último, porque se acordó de lo que le había llevado a Roma. Que no eran motivos agradables o de ocio, precisamente.
Y es que iba a conocer a su nuevo custodio o en este caso, custodia. La persona que vigilaría que pagaba y que no se mataba de una sobredosis mientras pagaba su deuda de por vida. Al menos, ya tras unos años, no la amenazaban ni la atosigaban... Sabían que ella ya no intentaría huir de sus problemas, ni matarse, ni jugársela. Había que ser transparente cuando la mafia te vigila, te ahorra muchos problemas y sabía que trasnochar no era una buena idea cuando a primera hora había quedado en un café de Plaza España para conocer a la mafiosa. Que tenía fama de víbora. Y luego de eso, recogería sus cosas y se daría una paliza en autobús hasta Berlín.
-Mañana antes de las doce debo dejar mi hotel, pero mi autobús sale a las once menos cuarto- respondió.- ¿Y tú? Ah y si, me gustan los gatos. Tuve uno...- suspiró, pues su gato, seguía en casa con sus padres y su hermana, lejos de ella, pero se obligó a sonreír.- Ahora tengo un pez de colores, se llama fanta, por el color del refresco...- explicó, ya que nadie entendía semejante nombre.- Quiero comprarle algún amigo cuando vuelva- si es que me queda dinero para un puto pez de colores.
Entonces, la calle desembocó en una pequeña plaza. Esos rincones que toda Italia poseía, pequeños, simples pero perfectos. Lugares para perderse y encontrarse. Para lanzarse de cabeza a la piscina, pero no sin algo de ayuda. Tomó la botella y le dio un trago, mirando el edificio y luego a la morena, que le había llevado de cabeza al hotel. Pero ver cierto temor y duda ante una posible negativa fue el empujoncito final.
-Vale, pero no prometo nada de los tacones y las escaleras- rió mientras tiraba de ella al interior del edificio, esperando que el recepcionista les diese las llaves.- Buonanotte- se despidió en italiano mientras cogía la llave como ama y señora y se dirigían a las escaleras, pues el hotel aunque caro, era un edificio antiguo sin ascensor.
Pero fue indiferente, porque aunque bromease con ello, el haber sido bailarina se llevaba en una y su agilidad sobre tacones era innegable ebria o sobria. De vez en cuando se reía, mientras subían tramo a tramo, terminando acorralada contra una de las paredes.
-Creo que estoy loca- dijo entre suavísimas carcajadas, acariciando con la nariz la mandíbula, el cuello y la clavícula de la griega, disfrutando de su olor, antes de alzar el rostro y rozar sus labios, dejando que finalmente su lengua los perfilara, saboreando el vodka en ellos.



Última edición por Danielle M. Hudson el Dom Ene 19, 2014 2:49 am, editado 3 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Lun Nov 11, 2013 4:00 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Quiso contestar de inmediato a la rubia pero las palabras se le quedaron atascadas en la garganta. La idea de no volver a ver a la rubia fue algo que le provocó una de las sensaciones más extrañas en toda su vida. Para que intercambiar miradas que pudieran conectarlas, sonrisas que le hicieran perder la cabeza si el destino las arrojaría a dos partes diferentes del mundo poco antes del mediodía. A duras penas logró embozar una media sonrisa camuflada de interés. –Qué casualidad. Yo igual me voy mañana de Roma… Viajo a Rumania.- complementó, deseando que la rubia supiera donde estaría ella en caso de querer volver a verla. La sonrisa forzada pasó a ser una de genuina diversión. –No me gustan los gatos. No los odio pero se ven hermosos lejos de mí.- bromeó. Ante lo del pez no pudo hacer más que reír, sin duda Dan era bastante imaginativa a la hora de ponerle nombres a sus mascotas. –Curioso nombre. Lindo. Curioso pero lindo.

Cameron adoró la forma en la que la francesa se comportaba como la ama y señora del lugar, simplemente sus orbes grises no podían despegarse de la perfecta silueta que danzaba con asombrosa agilidad por el lobbie del hotel hasta las escaleras. El trayecto de las escaleras fue, probablemente, lo más intenso de la noche hasta ese momento. Los juegos hacían que la castaña perdiera el control de su pulso, sus emociones y cordura, pero le fascinaba a tal punto que todo lo demás dejó de importar. Volvió a acariciarle el rostro suavemente al escucharla. –La loca más hermosa que jamás haya visto.- susurró en su oído. Ella cerró los ojos, conteniendo el aliento durante cada caricia que la rubia le dedicaba. Ahora la loca sería Cameron. El momento llego a su momento idóneo con aquel roce de labios que en la griega logró que le estremeciera el alma, esa que creía haber perdido hace tiempo. Sus manos fueron a dar directo a la cintura y nuca de la rubia, profundizando el beso aún más. Su lengua acariciaba a la de Dan con la mayor de las sutilezas. En un principio la castaña fue la acorralada y ahora, justo ella acorralaba a la rubia. Las manos le insistían en perderse entre las prendas de la mujer, pidiendo la oportunidad de entregarle el máximo placer justo ahí. Sin embargo, se separó. Pero solo lo suficiente para poder adentrarse en la amplia habitación donde se hospedaba la ojigris. Dentro, fue Cammie quien inició el juego de besos. Deseaba a la rubia como a nadie había deseado, pero dentro de ella, se escondía algo más que desconocía totalmente.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Lun Nov 11, 2013 8:45 am

Ninfa Hotel N°2
-Ah, Rumanía... ¿Con Drácula?
Lejos. Aquello sonaba realmente lejos, aunque no fuesen tantos kilómetros como ella sentía, pues le parecía que volver a verla sería como un viaje a la luna. Algo que ocurre una vez en la vida y que por extrañas razones, nunca vuelve a darse. Pero aún así intentó sonreír y lo logró con una facilidad que ya no creía poseer. Y la sonrisa se afianzó mientras hablaban de cosas que no tuviesen que ver con la distancia y el olvido.
-Mi gata se llamaba Bali. Como la isla de Indonesia... Me gustaría ir algún día, pero no a tirarme en un hotel de lujo, me gustaría ir a la selva a ver tigres, dicen que aunque oficialmente extintos a veces se ven tigres balineses... Aunque es solo rumor, me gustaría intentarlo- fantaseó como una niña pequeña sobre sus animales favoritos. Precisamente un tigre que oficialmente había desaparecido de la faz de la tierra desde 1937 y del que solo quedaban fotos de cacerías y bulos sobre que quedase alguno perdido en la isla. Todos tenemos sueños, el de Danielle era ver un tigre. Pero sabía que los sueños se quedan en la almohada.
Y como no era momento de dar un discurso sobre la desgracia que eran los seres humanos para el planeta y lo cruel que era matar animales por diversión, moda o “arte”, prefirió no pensar más en ese animal de sueños de exploradora que aún perduraban desde la infancia en alguna parte de ella, donde seguía teniendo inocencia y fe.
Así que tras conocer el número de habitación pidió la llave y no hubo tiempo para arrepentimientos, no, aún no, así que aún de la mano de la morena comenzaron el ascenso por las escaleras donde las risas y las caricias no faltaron. Las sonrisas cómplices y las miradas de soslayo tampoco.
-Y habló de hermosura la mujer más bella que vi nunca- sonrió y besó la mano que acariciaba su propio rostro mientras cerraba los ojos, suspirando al sentir como su aliento le quemaba la piel.
Y daba igual que Danielle no estuviese muy segura de dónde se metía o quizás, de si quería meterse ahí, pero de momento no quiso pensarlo y sacando algo de ella que creía desaparecido comenzó a jugar sus cartas para lo que se suponía debía ser una gran noche, dedicándose a la morena con la inocencia de la novata y las ganas de quien llevaba privada de esa clase de contacto con otra persona más de lo que recordaba. Su cuerpo la dominaba y éste solo seguía los designios de la griega que la arrastró sin oposición ninguna de la rubia a la habitación, cerrándose la puerta a sus espaldas y quedando en la absoluta soledad. Nunca esa palabra le sonó tan dulce que cuando los labios de ambas se encontraban una y otra vez y la oscuridad se volvió molesta impidiendo admirar a la musa que tenía ahora rodeada con sus brazos, sus manos explorando por sobre la ropa, acariciando su espalda, su cintura y su cadera. Pero la luz avisaba romper el encanto por lo que empujándola con la sutileza apropiada terminaron contra las puertas cerras al balcón que abrió aún sin dejar de lidiar con la lucha de besos donde sus lenguas se enredaban de forma delirante.
La luz de las farolas entró sutil y perfecta llenando la habitación, manteniendo la penumbra perfecta para que aquella mujer de mirada intensa brillase por si sola. Y quiso admirarla un momento más, sin prisas, apartándose y rompiendo un beso que se le antojaba infinito.
-¿Sabes? Hoy empieza el verano, es la noche más corta del año- murmuró mientras salían al balcón, dejando que la brisa jugase con ambas melenas, mostrándose al mundo como dos desconocías que habían sentido una atracción, una conexión irremediable y poderosa.- Eres preciosa Cam... ¿Camille? ¿Cameron?- tanteó con una sonrisa ladina curvando su comisura izquierda.



Última edición por Danielle M. Hudson el Dom Ene 19, 2014 2:52 am, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Sáb Nov 16, 2013 7:36 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Basándose en el lenguaje corporal de la rubia, Cameron podría haber jurado un millón de veces que Danielle no deseaba alejarse de ella, ahora lo sabía, pero en ese entonces aquel fugaz rastro ¿melancolía? Se transformaba en uno de esperanza para la castaña. Se permitió sonreír de lado, mostrando su perlada dentadura ante el gracioso comentario de Dan. –En realidad creo que Drácula podría llegar a tenerme un poco de miedo.- contestó, medio en serio, medio en broma. Probablemente si la rubia supiera de lo que la mujer de ojos grises podría llegar a ser capaz de hacer saldría corriendo de la habitación, y Cam no la culparía de huir, es más, la felicitaría.

Y ahí estaban ambas, besándose como si no existiera un mañana, un hoy… un ahora. Atrás quedó la plática fantasiosa sobre un tigre ya extinto, miradas cómplices y caricias reconfortantes. Solo se podía palpar la intimidad con la que se trataban, como si tuvieran años de conocerse, casi, de toda la vida. La griega mantenía entre sus brazos a la francesa con tal delicadeza que casi parecía que estuviera sosteniendo a una muñeca de porcelana. Era tan hermosa.

Como si fuera niña pequeña, Cameron Hunter colocó un puchero en sus labios en cuanto el beso dio fin. ¿Es que acaso la sensual rubia no se daba cuenta de que la castaña no deseaba separarse ni un milímetro de ella? De mala gana terminó dejándose caer en la tumbona que estaba en el balcón, cerca de la baranda. El puchero desapareció de inmediato, convirtiéndose en una fina línea que denotaba la seriedad y melancolía que le ocasionaba la fecha. Sin embargo, no dejó que aquella maldita “celebración” le amargara más. –Al ser la noche más corta del año, debemos disfrutar al máximo de cada segundo que nos brinda.- musitó sensualmente,  queriendo que la rubia entendiera el mensaje que iba escondido. –Cameron.- respondió al tiempo que se levantaba y quedaba justo para quedar frente a su interlocutora. Le acarició el rostro con los finos y blanquecinos dedos, delineando cada perfecta facción del rostro de la ojiazul. –Ahora, ¿será posible que me digas tu nombre? Es lo justo. Nombre por nombre.- dijo, divertido, sin dejar de acariciar cada milímetro de piel facial de la bella mujer. –Eres la mujer más hermosa que jamás haya visto nunca.- musitó contra los labios de Dan, mientras sus traviesas manos empezaban a descender por sus costados, acariciando la piel que se dejaba ver en ocasiones, hasta llegar al borde del vestido. Sin vergüenza alguna las manos de Cam se perdieron entre la tela de la ropa ajena, su deseo y su necesidad habían llegado a un punto incapaz de dominar. Casi, buscaba volar fuera del planeta, perderse en los besos, las miradas, las caricias y el corazón acelerado dela rubia. Porque para Cameron, Danielle, tenía lo mejor de ambos mundos y sería el peor de los pecados dejarla ir sin perderse en ella aunque sea una sola vez.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Lun Nov 18, 2013 12:34 am

Ninfa Hotel N°2
-¿Un poco de miedo? Creo que lo que le daría miedo es caer ante los encantos de una mujer como tú...- sonrió, porque si desde luego había aprendido que las sonrisas dulces ocultaban los peores demonios, ella tampoco era una santa. Y no se asustaba de la oscuridad de los demás cuando ella llevaba tanto tiempo envuelta en tinieblas.- Si es una forma de asustarme... No lo estás consiguiendo.
Se comenzaba a sentir viva, como si un calor que ya no recordaba, le recorriese las venas abrasándola, haciendo que le cosquillease la piel. Era agradable y quería seguir sintiéndolo. Le besó, uno de esos besos profundos que quitas el aliento sin que te des cuenta de ello, que te obligan a cerrar los ojos y agarrar a la otra persona mientras las lenguas colisionan, los labios se fusionan. Pero aún así hubo un punto donde Danielle creyó oportuno recuperar distancias y salieron al balcón, dándole la espalda mientras se apoyaba sobre los codos en la barandilla, observando la desierta y tranquila placita. Unas banderas ondeaban con la suave brisa a su izquierda.
Escuchó sus palabras y aunque apreció algo extraño en su tono, asintió. Las dudas comenzaron a aflorar y las mandó callar con un par de tragos de vodka antes de dejar la botella, con la boquilla manchada de pintalabios rojo, en una mesilla que había allí fuera. Luego miró la luna, llena, hermosa y brillante en el cielo y suspiró.
-Nunca he estado con una mujer...- Confesó en un murmullo que se tragó la cálida noche de Roma. Había entendido el mensaje, pero ella no sabía si sería capaz realmente de hacer aquello y un nudo en el estómago dejaba claro que el alcohol de momento no sería solución.- Bonito nombre- concedió, recordando a la niña que cuidó como niñera un verano, una rubia malcriada de ocho años con unos padres algo bordes, llamada igual. Sonrió, ella hubiese sido igual de vivir a ese lujo.- Me llamo Danielle- dijo, pronunciado en un perfecto francés, un acento que había recuperado sin darse cuenta desde que habló con la morena.
Era una forma de protegerse, poder hacerse la turista despistada podía ser de utilidad. Muchas veces era mejor mostrarse como el más tonto y sorprender, que mostrarse como el más listo y no iba a abandonar aquel falso pero logrado acento. Se giró para mirarla al tiempo que la morena se ponía en pie. Quedaron frente a frente y Danielle se perdió en unos ojos muy similares a los suyos. Suspiró al sentir su caricia y se relajó en parte, creciendo los nervios a la otra. La rubia siempre había gozado de facilidad hasta para contradecirse a sí misma.
-Lograrás sacarme los colores, Cameron- dijo, saboreando su nombre con sílabas lentas que salían de sus carnosos labios, como si aquel nombre fuese ambrosía...
Intentó pronunciarse de nuevo, pero la boca inquieta de la griega de lo impidió, como si quisiese devorarla y las manos ajenas se perdieron entre la ropa con facilidad inquietante, preguntándose entonces hasta dónde sería capaz de llegar, no encontró la respuesta, por lo que quedaría lanzarse al vacío haber si era capaz de volar o no. Siguió el beso y la pegó a su cuerpo con firmeza, antes de mirarla a los ojos.
-Será mejor que entremos...- pidió, no queriendo terminar desnuda en el balcón, a la vista de cualquiera que andase por allí, pues el pudor iba de la mano con el tiempo sin sentirse mujer.
Y a la mierda todo lo que le habían inculcado y había bebido, como todos, sobre la homosexualidad, la bisexualidad y demás. ¿Qué más daba? ¿Quién iba a juzgarla? Ella le gustaba, la atraía y era mutuo. Estaba libre y eran adultas, no había nada de malo, se repitió mientras volvían al interior de la habitación, presidido por la imponente cama. Respiró hondo, una, dos, tres veces, dejando que su olor la dejase encandilada... Porque cuando estamos antes algo que nos aterra, solo nos queda eso, respirar antes de sumergirnos sin saber si podremos volver a salir de ese charco.



Última edición por Danielle M. Hudson el Dom Ene 19, 2014 2:55 am, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Miér Nov 20, 2013 5:58 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Ladeo el rostro y durante una fracción de segundo una sonrisa tierna se dibujó en los labios de Cameron, sonrisa que fue remplazada por una divertida, hasta burlona. –Te aseguro que si quisiera asustarte, que no quiero, te habría dicho y hecho cosas. Cosas que realmente podrían ponerte la piel de gallina. Pero, para ti, solo corazones y flores.- y aquella era, probablemente, la frase más cursi que Hunter hubiera dicho jamás, pero no importaba porque era cierto, ella le daría solo corazones y flores a Dan con tal de que no se alejara, dejándole un vacío infernal dentro de sí. Cammie estiró la mano con la intensión de acariciarle el rostro pero la extraña sensación de que si lo hacía se evaporaría en el aire la detuvo a medio camino.

El corazón se le detuvo de golpe. Su cerebro seguramente le estaba jugando una mala pasada porque lo dicho por Dan, simplemente no podía ser verdad. Un “¿En serio?” se le quedó atascado en la garganta. Terminó abrazándola, escondiendo el rostro en el cuello blanco y suave como el terciopelo de la rubia. Nuevamente ese aroma embriagante, exótico, erótico y embriagador le invadió las fosas nasales. – ¿Tienes idea de lo embriagador que me resulta tu olor? Me vuelve loca.- depositó un beso en el cuello, suave, casto. Se alejó de su escondite solo para irse a perder a la mirada azul como el mar del Caribe, de Dan. –Me gusta más tu nombre. Es hermoso. Como tú, Danielle.- se deleitó al pronunciar cada sílaba. Se embriagó de ella.

Camero negó con la cabeza de forma rotunda. –Te aseguro que no quiero sacarte los colores. Lo que quiero es quitarle la ropa.- las palabras fueron directas. Incluso, cínicas. Pero al modo de la griega, era simplemente decir la verdad.

Dentro de la habitación el mundo desapareció, dejaron de ser el mundo y ellas, para ser solo Ellas. Lentamente se acercó a Danielle. Tanteando el terreno. Algo estaba claro, la castaña no iba a dejar que fuera la rubia la que se fuera desprendiendo de las prendas que portaba. Posó los orbes grises como el mercurio en los azules, la miraba como si no existiera nada ni nadie más, con el deseo fundido en el mirar. Primero, le dio un beso suave y corto en los labios, buscando tranquilizar a Dan; sus manos, durante el proceso, habían llegado al borde del vestido, el cual fue levantando poco a poco hasta despojarla de él. Nuevamente volvió a besarla, lento y calmado; la prenda que siguió fue el bra. Los perfectos senos quedaron a la vista de la griega, quien se deleitó ante la vista de semejante musa. Cameron, le dio sutiles caricias al abdomen y torso de la rubia, deleitándose con la suavidad de la piel. Solo quedaba una prenda. Solo una prenda separaba a Hunter de poder contemplar la perfección. Pocos segundos después, la prenda cayó al suelo junto al resto de la ropa; Cam se mordió el labio, conteniendo un suspiro. –Eres el ángel más hermoso que jamás haya visto…

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Miér Nov 20, 2013 6:50 pm

Ninfa Hotel N°2
La miró fijamente, como si meditase sus palabras, las saborease y dejase que se impregnasen en ella. Nada más lejos de la realidad. Intentaba contener las carcajadas.
-¿Cosas que me pusiesen la piel de gallina?- preguntó enarcando una ceja, sin perder la sonrisa.- A ver, empecemos a desmontar el argumentos, preciosa Cam... Estoy curada de espanto- dijo sonriente y tenía cicatrices que corroborarían la vida y experiencia de la rubia que en aquel momento volvía a sentirse joven, viva, valiente.- Segundo, odio las flores- explicó en términos rápidos. No le gustaban y le daban alergia era más exacto, pero ella prefería la contundencia a la exactitud.- Y tercero... Ya me pones la piel de gallina y no precisamente para mal. Sin necesidad de corazones haces que me estremezca.
Nunca había sido cosa de Danielle admitir que alguien tenía poder en ella, menos ante alguien completamente desconocido del que tenía por y quería descubrir tanto, fuese en su cuerpo o cualquier aspecto. Pero sin embargo, admitió aquello ante la mujer que le prometía flores y corazones, como si hubiesen movido San Valentín al día de San Juan. Como si juntas pudiesen vivir cualquier cosa, cualquier día en cualquier momento y lugar. ¿Eran solo promesas absurdas de la imaginación?
Miró los ojos de la morena, sondeando esa pregunta mientras esta alzaba una mano para dar una caricia esperada que nunca llegó. Y entonces la rubia simplemente vio lugar y momento para la confesión tan real como la vida misma. Sus experiencias como mujeres se limitaban a un baile más subido de tono de lo debido y algún beso en plena borrachera... Jamás nada como lo que preveía el deseo por Cameron y cuando la abrazó, sintió cierta incomodidad. Aunque no la demostró en sus gestos y el silencio se hizo paso ante el comentario sobre su olor. No supo que responder o no lo vio necesario, por lo que todo se desvió a los nombres de cada una y la tensión disminuyó mientras reía suavemente.
-Danielle...- pronunció ahora con un más marcado y lento francés, para facilitarle la tarea a la griega, que desde luego, la lengua franca no la manejaba como con los besos.- Danielle...- repitió en un susurro bajo antes de mirarla a los ojos fijamente, como si quisiese perderse en ella ante la verdad que la morena no contuvo.
Una parte de ella quiso disculparse y salir de allí, otra simplemente la instó a aguardar. A esperar. A probar y saborear los nuevos besos y la petición llegó con el pudor de quien no sabe lo que está haciendo aunque la respuesta sea tan obvia como sumar dos y dos. Cuatro. Y como si de poner el signo de igual se tratase, Cameron tiró de ella al interior y volvió a darse ese inquietante contacto visual con el que todo lo decían. El beso, suave, apenas una caricia la hizo tensarse sintiendo las manos bajar al filo de su vestido... Llevaba demasiado tiempo sin que nadie que no fuese un médico de urgencias la viese desnuda y aunque al principio fue un shock y hubiese querido pedirle que fuese rápida, en un “cuánto antes mejor” de manual, permaneció en silencio, besándola mientras se quitaba los tacones, quedando más a la altura de la griega mientras las prendas interiores desaparecían. La miró, completamente desnuda ante ella, sintiendo la debilidad de quien se ve asediado por algo que no recordaba o nunca probó, pero ella no había nacido para temer, tal que así su diestra la tomó de la nuca, sintiendo la suavidad de su cabello mientras invadía su boca en una cruel y pasional ofensiva y la ropa de Cam, se unía a la propia en el suelo, dejándolas piel con piel.



Última edición por Danielle M. Hudson el Lun Ene 20, 2014 10:44 am, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Dom Nov 24, 2013 2:44 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Diversión fue lo que centelló en la mirada gris de Cameron Hunter, una diversión que solo tenía como fin el hecho de esconder los enigmas que le creaban confusión y debían pasar sin ser notados por la rubia. – ¿Entonces que quieres que te dé?- la griega se vio sorprendida al notar lo que había dicho, incluso, extraña. Con esa simple pregunta terminó por bajar la coraza en la que vivía encerrada, dejando claro que, si ella le pedía el mundo, se lo daría. Así de embrujada se encontraba, incluso, puede que más.

Empezó a reír entre dientes, sabía que no le saldría aquel acento por más que lo intentase pero sin embargo lo hizo. –Danielle.- pero de nueva cuenta se equivocó. –No me sale. Mi lengua materna es otra Dan.- dijo, justificándose como niña pequeña ante un regaño de su madre. –Danielle…- musitó por tercera vez, volviendo a fallar en la pronunciación. Suspiró en señal de rendición. Pero una pequeña sonrisa se logró colar para hacerse notar.

Un suspiro fue lo que se oyó de forma ahogada cuando la rubia la tomó de la nuca de esa forma tan dominante, tan cruel y tóxica per adictiva que le encantó. De inmediato sus manos tomaron rumbo desde las piernas, los glúteos, la cadera prominente y sensual, la cintura, y finalmente, los generosos pechos que acarició de forma posesiva. Una de las primeras reacciones que siguieron fue la de estremecerse, la rubia tenía algo misterioso y adictivo que la volvía loca. No era sencillo de explicar, quizá, demasiado complejo para expresar con palabras pero estaba ahí, Cam lo notaba. Lo sentía. La sostuvo de la cadera con una mano y con la otra la tomó de la nuca, empezando a guiarla a la cama que las esperaba para empezar a entregarse con desespero y pasión. Quedaron sobre las blancas sabanas, una frente a otra, permitiendo que Hunter pudiera admirar hasta los más mínimos de los detalles del rostro de la francesa. La beso suave y delicadamente, mientras repartía caricias por su cuerpo y la acercaba a sí misma.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Dom Nov 24, 2013 6:44 pm

Ninfa Hotel N°2
La miró, sonriendo levemente ante su pregunta. No necesitaba pensarlo en realidad, pues era algo que siempre había tenido muy claro, desde que le alcanzase la memoria. Una decisión tomada tiempo atrás que ahora más que nunca se había jurado mantener.
-Nada, no hace falta que me des nada.
Porque sino pides y no te dan, luego no necesitas. Es una ecuación sencilla, pues del error se puede aprender y no hay ninguno peor que acostumbrarte a que alguien te de las cosas, porque cuando ese alguien se va, la has cagado. Y el vacío es difícil de llenar. Y al final, te llena él a ti y no al revés.
Pero nuevamente pasaban de cosas más profundas a detalles sin importancia, como el acento al pronunciar el nombre. Rió. El francés no era para la morena, eso sin duda.
-Oh no, Danielle- volvió a decir, marcando lentamente cada sonido con los labios.- Lo imaginaba- le enseñó la lengua.- Bueno, quizás algún día te enseñe francés... Y a pronunciar correctamente el idioma que dicen es el del amor- chorradas a su parecer, pero quedaba bonito en aquel balcón ¿No?
En el interior sin embargo, la conversación desapareció, pues no tenían valor alguno las palabras entre besos y caricias. Se dejó acariciar, estremeciéndose, pues no recordaba unas manos recorriendo su cuerpo de igual modo en toda su vida. ¿Cómo había podido vivir tan tranquila sin saber qué era eso? Sin experimentarlo. Pero a pesar de todo, la inseguridad, la certeza de que aquel no era el momento la abrumaba, quizás los años y la juventud se le hubiese escapado volando por la ventana.
Terminaron en la cama, devorando los labios y robando el aliento, acariciando y descubriendo la piel ajena, la pasión fue dando lugar al mimo, la intensidad fue bajando y el cuidado era notable. Danielle la miró tras un último beso y la abrazó, como llevaba años sin abrazar a nadie, pegándola contra ella, mientras sus piernas se enredaban y la pesadez del alcohol se hacía presente, los besos fueron dando paso a la tranquilidad y esta al sueño.
No pasaron muchos minutos hasta que abrió los ojos y se dio cuenta de lo ocurrido. Y un terror atroz la atenazó. Actuó por instinto, como un animal atrapado. Se escurrió de las suaves sábanas y los cálidos brazos de la morena como una serpiente, se vistió en silencio, de prisa y corriendo, tanto que el crujido de la tela al ponerse la lencería la avisó de que había perdido las bragas.
-Mierda...- gruñó solo para ella y la silenciosa oscuridad.
Pero sin cortarse un pelo, agarró la lencería de la griega y se la puso, total, cuando despertase sola lo último en la lista de cosas por las que indignarse sería el robo de sus bragas. Y suspiró, mirándola una última vez creyendo todo listo para partir, con la mano en la puerta.
-Adiós, preciosa Cameron... Ojalá no me dieses tanto miedo. Dulces sueños- murmuró en su natal francés antes de salir como una sombra y perderse por las callejuelas de Roma rumbo a su hotel con la certeza de que necesitaba un cigarrillo.



Última edición por Danielle M. Hudson el Mar Feb 04, 2014 3:03 pm, editado 3 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Sáb Nov 30, 2013 6:51 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Se besaron lento y calmado, abrazadas la una a la otra de tal forma que hasta la castaña se sorprendió. Nunca había dejado que alguien la abrazara de aquella forma tan íntima, pero lejos de sentirse incomoda, la cercanía le resultó reconfortante. –Duerme tranquila.- le susurró a la francesa, cuidando de su sueño. Le besó la frente y la coronilla, y se quedó allí, observándola con recelo. Le besó la punta de la nariz, la comisura de cada uno de los labios y la barbilla, ligeramente levantada, luego revoloteó sobre su boca, aspirando su aliento, observando su expresión. Dan se veía tan pacifica, tan hermosa y tranquila que Cameron se permitió caer en los brazos de Morfeo.

La tranquilidad se vio interrumpida con la canción de “Du Hast”. La griega lo primero que hizo fue mirar a su diestra para cerciorarse de que Dan siguiera durmiendo pero grande fue su sorpresa al notar que no estaba, ni su ropa. Suspiró con pesadez y volvió a quedar acostada. Miró el techo y cuando volvía a cerrar los ojos la canción de Rammstein la alejó del Dios del sueño. Se estiró en medio de la cama para poder tomar el celular que estaba en el suelo y cuando revisó el mismo notó que no estaba en rumano, sino en alemán, lengua que aunque no entendía, sabía identificar. –Este no es mi móvil…- se rascó la nuca confundida, sacudió la cabeza y cayó rendida, queriendo conciliar el sueño. Por segunda vez volví a tratar de dormir pero no lo logró, esta vez fueron unos golpes a la puerta lo que la dejaron descolocada. – ¿Quién es?- respondió a los golpes. Hunter tenía una sospecha de quien podría ser pero era mejor cerciorarse. Solo por precaución.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Sáb Nov 30, 2013 5:51 pm

Ninfa Hotel N°2
Caminó con los brazos cruzados sobre el pecho, lentamente. Casi desorientada. Sentía que el entumecimiento en el que se había protegido por años había desaparecido de golpe y porrazo y por primera vez en mucho tiempo se dio cuenta de cómo había malgastado su vida. De como se había matado en vida, porque como bien dijo alguien una vez, la resignación es el suicidio diario. Pero al menos seguía viva y quizás ya fuese el momento de sentirlo como tal, de dejar atrás toda la mierda. Pero le había faltado el valor de quedarse en aquella habitación y sabía que se arrepentiría, pues ella nunca había sido cobarde, pero a lo mejor esa había sido una forma de aguantar todo hasta que fuese lo suficientemente fuerte para elegir y abrirse a alguien ¿era ese el momento? La duda resonaba en su cabeza.
Quiso volverse pequeñita, diminuta, invisible. Quizás así sus sentimientos también menguasen y dejasen de hacerla sentir como en una mala borrachera. O quizás solo se hubiese pasado bebiendo ahora que no estaba tan acostumbrada, porque hasta para se una borracha hay que tener dinero.
Pasó entonces por una pequeña plaza y el reloj de esta, sonó, marcando las dos de la mañana. Frunció el ceño, se suponía que a esa hora, Laura la llamaría. Su ahijado había tenido un pequeño problema, bueno, se había comido un pendiente de su madre. Y ella había prometido llamarla en cuatro horas para decirle qué le habían dicho en urgencias. Danielle había insistido en esa llamado a pesar de las horas. Pero ante lo ocurrido, fue a echar mano al móvil para revisar, llevándose la atroz sorpresa de que no estaba. Todos perdemos los nervios cuando sentimos que nuestro teléfono móvil no está donde debería.
Tras unos minutos buscando y asegurándose a ciencia cierta que podía cundir el pánico se dio cuenta de que el único lugar donde podía estar era en esa habitación de hotel.
Se giró y salió a la carrera. O sea, era su móvil, una piedra, pero suyo y lo necesitaba por si la llamaban los mafiosos a los que debía dinero, entre otras cosas. Cuando entró, se acercó a la recepción, pero no había nadie y tras dar cuatro vueltas al vestíbulo, perdió la paciencia y subió a trote rápido las escaleras, llegando ante la puerta y tocando ligeramente. Se mordió el labio inferior, esperando que le abriese.
-Soy Danielle- respondió, antes de toparse con una desnuda, atractiva y adormilada Cam.- Yo... Me olvidé el móvil. ¿Puedes dármelo? Espero una llamada...
Y tuvo la extraña certeza de que era la llamada lo que había desvelado a la griega y no sus toques en la puerta.



Última edición por Danielle M. Hudson el Lun Ene 20, 2014 10:46 am, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Lun Dic 02, 2013 1:37 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Se frotó los ojos con el dorso de la mano para despabilarse un poco, al menos intentarlo, decidió que no tenía caso ponerse algo encima, total, la rubia ya la había visto así y en caso de que hubiera alguien más daba igual. En cuanto abrió la puerta la silueta de Danielle volvió a dejarla sin habla, era demasiado hermosa. El silencio lo disimuló con una perfecta sonrisa de burla. –Si lo quieres vas a tener que entrar. Esta debajo de la cama.- la griega se hizo a un lado, dejando claro que ella no pensaba entregarle el aparato. –Y ya llamaron, dos veces. Si yo fuera tú me apuraría en ir por él, no sea que hablen de nuevo.- la entrada seguía abierta pero de igual forma la rubia no se mostraba dispuesta a entrar. Iban mal. Y de la nada apareció Max, el recepcionista, con uno de esos carritos donde se transporta la comida para los huéspedes, por supuesto que Cameron sabía que no era para ellas pero le resultó una graciosa coincidencia. Así que decidió usarlo a su favor. Si la vida te da limones, haz limonada. –Dan, no te hubieras molestaba. La comida se ve deliciosa, pero en serio, no debiste.- Max empezó a explicar que no era para ellas, un tanto confuso, por no decir, embobado en la silueta desnuda de la castaña. Cameron tomó la mano de la rubia y la arrastró dentro de la habitación. –Max, mejor traemos un poco de comida en un rato, seguro tendremos hambre.- cerró tras de sí, las cosas iban bien. Bendito fuera el italiano.

Una vez ambas volvieron a compartir el mismo espacio, la tensión tanto sexual como emocional se empezó a palpar. –El móvil está en de aquel lado. Justo debajo de la cama.- explicó la ojigris mientras señalaba el lugar. Caminó cerca, terminando por recargarse donde estaba un escritorio de madera, sobre él había un mapa de la ciudad, de esos que venden en las tiendas de regalos donde se muestra como era la antigua Roma. La castaña sonrió para sí. –Te propongo algo. Enséñame dónde te hospedas y si dejaré que te vayas. ¿Qué dices? ¿Aceptas?- la griega se iba quedando sin cartas, prácticamente estaba empezando a dar patadas de ahogado para lograr que la francesa le diera un poco más de tiempo junto a ella. –Vamos.- señaló el mapa con la cabeza, invitándola, de cierta forma, a que dejará el miedo y sus instintos se apoderaran de ella. –Mira, acá esté es mi hotel, ¿el tuyo?- volvió a tomarle de la mano, queriendo que Dan viera que no había nada que temer, que solo eran dos mujeres que se gustaban y se atraían y que, no había nada a lo que temer.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Lun Dic 02, 2013 10:09 pm

Ninfa Hotel N°2
Admiró el cuerpo de musa que tenía la griega y se tensó por completo ante lo lejos que volaban sus pensamientos y deseos, ansiosos por poseerla, por marcarla como suya a base de besos. Y su pulso se aceleró, mirando la oscuridad del interior y luego esos ojos de un gris claro.
-Preferiría no entrar- dijo, en un gran acto de cobardía. Pero ¿No se había vuelto una cobarde? Pues hora de seguir en la línea.
Pero la morena no parecía dispuesta a darle el móvil por las buenas y la urgencia de saber tenía llamadas perdidas le hizo suspirar. Se mordió el labio inferior mientras intentaba tomar una determinación, escuchando a alguien más en el pasillo aunque sin mirar. Hasta que Cameron dijo aquello de la comida y la rubia enarcó una ceja, mirando al recepcionista. Se sonrojó notablemente y se dejó arrastrar al interior de la habitación, no puso oposición, pero tampoco entró voluntariamente. Su cuerpo parecía querer una cosa y su cabeza otra, así que se mantenía en un irritante punto medio.
-Siento que te despertara- murmuró, caminando hacía donde la griega le indicó. Se arrodilló junto a la cama y sacó el móvil, observando dos llamadas perdidas y un sms que contestó rápidamente. Su ahijado estaba bien.
Miró entonces a Cameron y sus ojos se deleitaron con su cuerpo, subiendo desde sus pies por sus torneadas piernas, siguiendo por su plano vientre de hermosas caderas y cintura estrecha, sus pechos perfectos, su cuello estilizado, hasta su rostro. Un camino de piel dorada que quiso repetir con la lengua.
Apenas escuchó sus palabras y tuvo que parpadear lentamente. El reto le parecía absurdo, pero asintió, poniéndose en pie para acercarse al escritorio y a ese cuerpo hermoso y delicado. No le costó mucho ubicar su hostal, pues conocía Roma, era la tercera vez que la visitaba. Tomó la mano de la morena y movió su dedo por las calles hasta su hospedaje.
-Ahí. Es un antro cutre con el baño en el pasillo...- aclaró encogiéndose de hombros.
No podría haber dicho que pasó en ese momento pero su boca cobró vida y comenzó a besar nuca, hombros y cuello de la griega, saboreando su piel y su olor, mientras las manos se posaban en sus lumbares, pues Danielle estaba a su espalda, acariciando para ir hacía su viente y luego subir hasta sus pechos, masajeándolos, sintiendo sus pezones endurecerse entre sus dedos mientras la locura se hacía ama y señora del momento, enamorada como estaba de aquella mujer, necesitando esas horas que se le iban a antojar escasas.



Última edición por Danielle M. Hudson el Lun Ene 20, 2014 10:48 am, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Sáb Dic 14, 2013 5:01 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Mantuvo la vista apartada de la rubia, pues la castaña tenía la sensación de incomodidad por parte de esta. Pero dejó que tomara la mano y le fuera diciendo donde se hospedaba. La griega sonrió de lado. –No  queda muy lejos de a…- y la frase quedo en el aire. Su cuerpo se tensó como nunca en la vida. Cameron no esperaba que Danielle hiciera algo. La rubia la llenó de besos y las manos le recorrieron el cuerpo, provocando que este cobrara vida por si solo y que la castaña no supiera que hacer por varios segundos. Finalmente su cerebro se conectó con su cuerpo para dar el siguiente paso. Dio media vuelta y de inmediato sus manos le tomaron el rostro a la francesa para poder besarla en los labios con urgencia y necesidad; cuando estuvo segura de que no se arrepentiría volvió a quitarle el vestido, dejando que de nueva cuenta la castaña se quedara sin aliento ante la perfección que Dan representaba.  

Y terminaron en la cama. Cameron se movía a gatas sobre la cama, acercándose de forma peligrosa a la atractiva mujer, era como si la fuera acorralando poco a poco para poder cazarla. Pero a ciencia cierta era difícil saber quién de las dos era el cazador y quien la presa. La besó con la intensidad propia del momento mientras le desprendía el bra. Descendió por el terso cuello de la mujer hasta los generosos senos, en primer instante solo los rozó con los labios y lengua, quería saber cómo reaccionaba la rubia y cuando lo hizo le encantó. Danielle le dejaba seguir, algo que la castaña pensaba hacer. Le dio un beso húmedo en la barbilla y sutilmente le acarició el rostro, posando la mirada gris en la ajena, deseaba que supiera cuanto la provocaba. Y se quedó así varios segundos, entremezclando alientos y compartiendo miradas, de esas que te hacen cómplice de lo prohibido. Donde entregas el alma.

Estando entre las piernas de la rubia, Hunter contaba con una hermosa y privilegiada vista del cuerpo semidesnudo que poseía. Sus manos traviesas la recorrieron del rostro a las caderas, donde se convirtieron el puño alrededor de los tirantes de las bragas, no fue necesario preguntar si podía o no, el cuerpo de la mujer le dio toda la respuesta que necesitaba al impulsarse y permitir que aquella prenda desapareciera de entre ellas. Ese movimiento sensual de caderas de la rubia excito a la griega. Tomó aire. Su deseo más grande hasta la fecha se estaba haciendo realidad. Poseerla.

Hermosa y atrevida. Eso era lo que la mafiosa podía percibir de Dan. SU Dan. Porque aunque fuera por esa noche, por aquellas escasas horas, sería suya y solo suya. Y determinada a cumplir con eso empezó a deleitarse con las torneadas piernas de ella, besando y acariciando de forma ascendente hasta llegar al plano vientre, ese al que se dedicó a besar por un momento que bien pudo ser eterno. Jugó con el piercing que colgada del ombligo. Con besos cortos llegó hasta los pechos, los cuales masajeo con las manos, sintiendo como los pezones se le iban endureciendo ante el contacto. ¿Y su boca? Su boca se dedicaba a rozarle el rostro; besarla largo y tendido en los labios, robándole el aliento de la misma forma en la que a ella se lo robaban. Y cuando no hacia eso, le besaba el cuello entre ligeras mordidas. Todo, sin olvidarse de rozarle el cuerpo con el propio. Una pierna de la francesa quedó entre las de la griega, permitiendo que una notara la humedad de la otra. Pero Cameron quería más. NECESITABA MÁS. La agarró con fuerza del trasero, donde le clavó las uñas de forma breve antes de que su mano fuera en busca de su sexo.

Primero, la acarició de forma exploratoria, queriendo saber cómo reaccionaba ante su tacto, al notar esa hermosa expresión de placer continuó con las caricias, subiendo la intensidad poco a poco. Segundo, entremezcló besos con mordidas, caricias intensas a su clítoris con una ligera penetración con los dedos. Para Cameron, aquel momento resulta ser el más erótico de su vida hasta el momento. Pronto habría uno que superaría a ese con creces, lo mejor, sería con Danielle.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Sáb Dic 14, 2013 10:01 am

Ninfa Hotel N°2
No la dejó hablar, solo besó y saboreó su piel mientras sus manos decidían darse un homenaje de su piel, acariciando con sutileza hasta llegar a su busto, tomándolo con la delicadeza que ameritaba tan preciado cuerpo, masajeando y pellizcando ligeramente sus pezones, pues su cuerpo sabía bien lo que quería hacer, aunque fuese la primera vez que se veía en semejante situación, disfrutando del control que el desconcierto de la griega le dejaba.
Pero la morena retomó consciencia de lo ocurrido y separándose reticente del hombro que mordía con cuidado la dejó girarse, encontrándose entonces con ese rostro que la traía loca y esos ojos que la hacían perderse. Los labios se encontraron con urgencia, como si en vez de robarse el aliento, se lo diesen. Nunca había probado unos labios tan dulces y solo pudo llevar una mano a la nuca y enredar sus dedos en el cabello castaño, manteniéndola junto a ella mientras el vestido se volvía solo un montón de tela a sus pies, quitándose los zapatos de mala manera antes de aún envueltas la una en la otra caminar hacía la cama, cayendo de espaldas con ella encima.
La apartó ligeramente, respirando contra sus labios, mirando sus ojos para convencerse que aquello era lo que quería, lo que deseaba. No le cupo la menor duda. Sentía su cuerpo estremecer ante cada roce, casi una descarga eléctrica, entre sus pieles mientras la vista se iba por aquel cuerpo de pecado que tenía sobre ella. Quiso gritarle que hiciese con ella lo que quisiese, pero había mejores formas de dejar el punto claro sin necesidad de pronunciarse al respecto.
La incomodidad había desaparecido dejando solo lugar al deseo, un sentimiento puro que hacía arder sus entrañas y que no solo daba la menor importancia a sus prendas desapareciendo, sino que parecía liberarse con ello mientras recorría la curvilínea silueta que era desencadenante de su pasión.  No se le ocurrió mejor motivo para estar en aquella habitación, el aquella ciudad, aquel país y aquel mundo que el nuevo beso que se dio, ansioso y voraz entra ambas mujeres, que parecían haber llegado a un extraño y magnífico equilibrio entre dominio y sumisión. No había ni lo uno ni lo otro, había un todo en el que ambas eran partícipes. Una conexión que solo se da una vez en la vida y que aunque no fuesen consciente, es para siempre.
Cerró los ojos y se mordió el labio inferior, dejándose en manos de la castaña que hacía maravillas visibles son su cuerpo. Se sentía un lienzo en blanco en manos del mejor artista que mima y crea en él, plasmando sentimientos y emociones que van más allá de la palabra. Pero sus ojos se abrieron para no perder detalle de ella, de sus juegos de pecado mientras las piernas se entrelazaban, se enredaban y Danielle movía sus caderas para así rozar y ser rozadas mientras le dedicaba una sonrisa a Cameron, respirando ambas agitadas, boca contra boca, cuerpo contra cuerpo. Alzó las caderas, invitándola a terminar de descubrir su cuerpo, ayudándola en la tarea.
Y mientras la inglesa, francesa o de dónde la griega quisiese que fuese, se dedicaba a acariciar cada parte de la anatomía ajena que tenía al alcance; los perfectos pechos, el vientre, las infinitas piernas, las equilibradas caderas y la fina cintura, la extensa espalda, las suaves nalgas... Todo su cuerpo parecía un paseo por entre las nubes y a la rubia se le comenzaba a ir la cabeza. Y aquella apenas perceptible punzada de dolor la devolvió a la realidad, mordiendo ligeramente en el beso deseosa de más, jadeando sin poder evitarlo ante aquel comienzo que prometía terminar en final inolvidable mientras no perdía detalle de sus ojos, mirándola en todo momento, gimiendo al sentir como adentraba sus dedos en ella. Su mano derecha ya tomaba ejemplo y se adentraba entre las piernas ajenas, siendo mucho menos sutil, pues deseaba darle placer y deseaba hacerlo ya.
-Más...- le pidió en un susurro ahogado en la piel de su cuello mientras todo se volvía intenso por momentos, húmedo, exquisito y su mano jugaba con su sexo, acariciando los puntos exactos que sabía la volverían tan loca como Cam la volvía a ella, hundiendo finalmente dos dedos en su cálido interior.



Última edición por Danielle M. Hudson el Lun Ene 20, 2014 10:50 am, editado 1 vez



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Lun Dic 16, 2013 2:43 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Teniendo a Danielle bajo su cuerpo se sentía como la persona más afortunada del mundo entero. Lo que había empezado a sentir por la rubia era algo muy similar al amor, una completa locura. Cuando la vio por primera vez todo su cuerpo se estremeció hasta colapsarse y dejar todo completamente destruido, dejando que solo algo en su interior se mantuviera de pie, su corazón. El sentimiento no era algo romántico. En realidad no había una forma de describirlo. Era… único. Nunca antes había sentido algo igual o similar, y que sabía muy dentro de sí que, nunca más se volvería a repetir. Porque esas conexiones solo ocurren una sola vez en la vida. No importa el sexo, la posición social, o los pecados que puedan llevarse a cuestas. Cuando te toca, te toca. Y Cameron había caído por completo por esa chica. Quería tenerla en su vida, y del modo más egoísta, en su infierno personal. Porque con Danielle no había soledad, tristeza, ni nada negativo. Pero pedirle aquello a la rubia, cuando llevaban conociéndose menos de cinco horas era demasiado. Aunque ha accedido a estar contigo y darte un poco de paz. Mandó a callar su conciencia, la que olvidaba que tenía y ya ni caso hacía.

Sintió la diestra de la francesa tantear sobre su cuerpo hasta llegar a su intimidad. Hasta parecía que la conocía de toda la vida, provocando que la griega se hundiera aún más en aquel encuentro de ensueño del cual esperaba nunca salir. Y teniendo los labios entreabiertos, un suspiro se le escapó. Su mano siguió acariciando el húmedo sexo de Dan, entregándole una fracción del placer que sabía, merecía. Porque alguien como “su hermoso ángel” merecía lo mejor. Volvió a introducir los dedos en el cálido y estrecho interior ajeno, pero no los retiró, sino que los dejó para que en el instante en que viera distracción en ella, la embistiera.

Deseo, placer, excitación. Eso fue lo que sintió al escuchar ese «Más» de parte de la rubia. Y lo hizo. Cameron aumentó la intensidad de las embestidas, los roces y los besos. Se apodó de la boca ajena con cierto egoísmo, queriendo demostrar, de forma estúpida que, la mujer era suya. De forma estúpida porque nadie era de nadie y menos por compartir solo una noche de desenfreno donde había un mundano intercambio de placer, pero en el fondo de su ser, Cameron sabía que Danielle se llevaría una parte de ella consigo al irse y otra más se quedaría en aquella habitación de Roma. Nunca volvería a estar completa. O por lo menos no con lo que era de ella, sino, que tendría una parte de la francesa siempre consigo. Sonaba estúpido y romántico, y quizá fuese así, pero no importaba.

Trazó un camino de húmedos e intensos besos sobre la piel blanca de la extraña hasta llegar a los generosos y perfectos senos. Le prestó atención al izquierdo con su boca, lamiendo alrededor de la areola antes de atraparla entre los dientes y dar ligeros golpecitos con le lengua al erecto pezón. Hizo lo mismo con el derecho, pero sin dejar de prestarle la debida atención al izquierdo. Los dedos de la mano libre pellizcaban con insistencia el pezón izquierdo. Siguiendo con las embestidas al sexo de la rubia.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Mar Dic 17, 2013 2:44 am

Ninfa Hotel N°2
Ambas había caído en el amor, ya fuese el destino, el azar o Dios el que las puso en el mismo instante y lugar de casualidad. Pero se amaron desde que se vieron, de esa manera única y fugaz que implica el amor a primera vista, la entrega absoluta que se daría en lo que dura la noche más corta del año.
Se amaron como dos mariposas de Vietnan, cuyo tiempo está contado y los relojes no se detienen por nada, su amor duraría lo que dura un suspiro en comparación con una vida, pero para ellas sería suficiente, porque era su oportunidad de recordar que era encontrar el verdadero afecto y devoción en una persona, volver a abrirse y confiar, dejando que dos corazones helados reconociera nuevamente la calidez del afecto. No necesitarían más. No estaban destinadas a estar juntas, no al menos de esa manera, pero si se unieron para cambiar el destino de ambas, para enseñarlas que aún, podía haber esperanzas en sus infiernos personales.
Y de esto se darían cuenta, como todo ser humano, con el paso del tiempo. Los días, las semanas, los meses y los años, cuando mirasen al pasado y a aquella habitación en Roma, en el hotel Ninfa, en el número dos.
De mientras, los sonidos propios del más absoluto éxtasis llenaron la habitación, confidentes y entregadas ambas se dedicaron al placer de la otra, explorando sus cuerpo con besos, lamidas y caricias, quedándose con el recuerdo de los gemidos de la otra, del calor de su piel y la suavidad de sus manos. Aquella noche, dejaría una huella imborrable.
Nuevamente los dedos de la griega se hundieron en su interior, haciéndola gemir y esperar que en balde el movimiento de estos que traería el placer que tanto anhelaba y que se esforzaba con su propia mano en otorgar a la morena, sin embargo, no suplicó nuevamente, sino que comenzó a mover las caderas, buscando que ella captase lo necesitada que se encontraba de aquello. Y el efecto no tardó en ser el deseado, cerrando los ojos con fuerza y perdiendo el control que quedaba sobre su cuerpo, solo siendo consciente de que debía llevar a Cameron a las puertas de la misma perdición donde estaba ella misma, sintiéndola por todo su cuerpo, hasta que el equivalente a una descarga eléctrica le recorrió la columna, echándose a temblar ante el ansiado orgasmo.




Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Cameron E. Hunter el Dom Ene 05, 2014 6:54 am

Ninfa Hotel N°2
Danielle M. Hudson||Flashback||Roma
Soundtrack
Ni aunque aquella noche fuera la más larga del año le bastaría para disfrutar de Danielle lo suficiente. Llevaba tan poco de conocerla, de amarla e idolatrarla que se sentía temerosa. Sin la necesidad de pronunciar palabra alguna sobre sus vidas, sus miedos, la griega ya sentía que sabía todo de ella, cuando en realidad no lograba saber ni lo que la rubia escondía en la superficie de su escudo. Quizá, por eso Cameron se sentía tan atraía por esa mujer, porque conocía todo y nada de ella. Por eso y más la amaba con una locura que jamás podría llegar a explicarse.

Y el orgasmos llegó para ambas, primero para Dan y luego para ella, la griega solo tuvo que esperar algunos segundos para poder sentir como todo alrededor de ella daba vueltas, era como si estuviera en un remolino que la iba succionando hasta llegar al centro del placer. Un temblor la hizo temblar, y aunque su orgasmo fue algo que nunca antes había experimentado, el ver la cara de éxtasis de su compañera en ese instante fue sin duda, lo mejor de ese magnífico momento. Le dio un último beso en los labios antes de separarse de ella por completo. Una lástima que el momento vivido no fuera para siempre y la intimidad en la que se había sumergido se hubiera esfumado. Ya no estaban en su propia burbuja, esta había explotado. En total silencio se dedicó a observar el cuerpo desnudo de la francesa, al igual que su inexpresividad, aunque quiso acercarse, abrazarla y saber que le pasaba, prefirió no emitir palabra alguna por lo menos de momento.

Se sentía ajena a todo. – ¿Que tanto cruza por esa mente tuya?- se animó finalmente a decir. Flexionó la zurda y se recargó en ella, aún esperaba su respuesta pero mientras esta llegaba con la mano libre le acarició el vientre suavemente. No sabía que podría llegar a pasar pero si estaba segura de algo es que no quería que aquel encuentro se quedara de esa forma, sin un final fijo y tan desabrido. Esperaba que, tan siquiera, pudiera llegar a sacarla una sincera sonrisa a la rubia. Entonces hizo lo único que se le ocurrió, se inclinó para depositar un gentil beso sobre el hombro desnudo de la mujer, en un intento de mostrar un lado gentil que ni ella misma sabía que podía llegar a tener a lado de ella.

Creado en exclusiva por Salvatore



CAMERON HUNTER

SOMETHING LIKE A WE
By ∑Θ

avatar
Cameron E. Hunter
мафия-1
мафия-1

Empleo /Ocio : Empresaria
Mensajes : 191
Fecha de inscripción : 26/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Danielle M. Hudson el Dom Ene 05, 2014 10:31 pm

Ninfa Hotel N°2
Y el placer se sintió con fuerza, el tiempo y el lugar perdieron sentido, solo estaba ella, Cameron. Sus cuerpos se encontraron trémulos, piel con piel, los escalofríos de una se volvieron los de la otra, los latidos agitados como las respiraciones se volvieron una. Pero de igual forma que un tsunami llega de golpe y porrazo, devastándolo todo, anegando de agua la tierra e inmediatamente se retira, el placer se les escapó como se escurre la arena entre los dedos. Y como siempre, Danielle no estaba dispuesta a arrumacos de más... Se movió bajo a ella como incomodidad, no queriendo decir con palabras una negativa a su cercanía.
Ella entendió el mensaje y se apartó. La rubia por su parte se quedó mirando el techo, viendo como las luces de la calle formaban sombras que danzaban en el lienzo azul cielo que cubría sus cabezas, decorado con algunos querubines. La habitación contaba con una decoración típicamente italiana... Frescos en el techo, cuadros en las paredes, molduras y una combinación de muebles ligeramente ecléctica bastante agradable y hogareña. Nada que ver con su camastro de hierro cutre, su mesa de noche de aglomerado, una balda sobre la que una destartalada televisión enana captaba pocos canales y un armario empotrado a la pared. Unos tanto y otros tan poco... Pensó, siendo sacada entonces de su propio mundo por la voz de la griega, a la que miró de reojo.
-Nada interesante- dijo tranquila.- ¿Crees que algún día nos volvamos a ver?- preguntó mientras las suaves manos la recorrían con delicadas caricias.- Si así fuese... Yo no demostraría que te conozco- admitió.- Esto quedará por y para siempre en esta habitación y jamás saldrá de aquí. No debe salir de aquí.- Yo ya tengo suficientes problemas, añadió para sí misma.



Última edición por Danielle M. Hudson el Lun Ene 20, 2014 10:53 am, editado 2 veces



Chaos:

♥B
avatar
Danielle M. Hudson
второй-6
второй-6

Empleo /Ocio : Coreógrafa y organizadora de eventos del club
Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 22/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ninfa Hotel Nº2 || Cameron || Flashback || +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.